Saturday 23 October 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 10 days ago

Frankenstein en manos de Bolaños

La sustitución de Carmen Calvo por Félix Bolaños ha sido bien recibida por los socios parlamentarios del Gobierno. Y ha puesto de manifiesto una tarea pendiente: los socios más habituales se sienten despreciados por el Ejecutivo. Es común escucharles en público y en privado decir que el Gobierno piensa que tiene mayoría absoluta y que no cuenta con ellos lo suficiente. Pero ahora perciben un cambio de actitud con el nuevo ministro de la Presidencia. El papel de Bolaños va a seguir siendo clave en las negociaciones para armar la mayoría de los Presupuestos. Funcionalmente esa competencia la desarrollará María Jesús Montero. Y desde el departamento de Hacienda apuntan a que ya ha habido conversaciones con los potenciales aliados. Pero fuentes gubernamentales dejan claro que Bolaños «va a seguir negociando», como máximo responsable de la interlocución con el parlamento. «La labor de Félix es hablar con los grupos. Habrá una coordinación en ese aspecto», explican. Desde el Gobierno corroboran que entre las múltiples tareas que dependen de Bolaños, desde su desembarco en el ministerio sí que se puso como uno de sus objetivos principales el mejorar la relación con los grupos parlamentarios y evitar que por ese flanco surgiesen tensiones en la segunda parte de la legislatura. «Él no quería ir con los acuerdos a mata caballo», explican. En una reflexión que de forma implícita reconoce que hasta ahora eso estaba sucediendo. Los socios potenciales del Gobierno en el Congreso se quejaban de que el Ejecutivo le planteaba todas las cuestiones como una suerte de chantaje, sin tiempo para negociar y sin mucha flexibilidad para hacerlo. Además de la ronda que ha desplegado con los grupos en el Congreso, desde el Gobierno apuntan a que también habrá reuniones con grupos más pequeños del Senado que no tienen representación en el Congreso. «Es una relación que consideramos que tiene que ser normal». También en el equipo de Bolaños se encuadra ahora como secretario de Estado de Relaciones con las Cortes Rafael Simancas, que en los últimos años ha sido secretario general del grupo parlamentario socialista y tiene interlocución fluida con los grupos. «Es una persona que conoce muy bien el parlamento y los portavoces», dicen. Reconocen que su experiencia suma pero insisten en que es el ministro el que marca la línea a seguir. El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, quiere llegar al ecuador de la legislatura rearmado en sus tres principales frentes: el Consejo de Ministros, el partido y el Congreso de los Diputados. La remodelación del Ejecutivo actuó en julio sobre el primer flanco pero con un enfoque global: zafarse de algunos ministros muy desgastados, al tiempo que se reconstruían los puentes rotos dentro de la formación y se ponían las bases para revitalizar la deteriorada interlocución con los socios parlamentarios. Los movimientos internos ya van camino de culminarse. Y es ahora cuando se desplegará el movimiento más de fondo: intentar engrasar la mayoría de investidura para hacerla funcionar como un reloj. Desconfianza La consigna que ha dado a los ministros es clara: espectáculos como el protagonizado con el decreto de interinos -con PSOE y ERC negociando por los pasillos a contrarreloj para salvarlo- no se pueden volver a repetir. La interlocución con los socios de investidura tiene que ser fluida y buena para no volver a proyectar una imagen de debilidad del Ejecutivo en el Congreso sino de fortaleza. Y los ministros están cumpliendo la orden estrechando la interlocución con los aliados, no solo en cuestión de frecuencia sino también de formas. «Se nos está consultando de manera mucho más reiterada», reconocía este martes el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, en el Congreso señalando a los nuevos decretos-leyes del Gobierno y, en concreto, al último aprobado sobre ayudas a La Palma. «Observo en muchísimos ministerios una actitud de mucha más consideración con los socios, cosa que me parece completamente normal», apuntó. La misma idea apunta EH Bildu, cuya portavoz parlamentaria, Mertxe Aizpurua, fue muy crítica con los métodos de negociación del Ejecutivo durante la ronda de contactos que abrió Bolaños tras llegar a Presidencia. «Ahora se cuida el diálogo con los grupos y hay mayor interlocución a la hora de tratar las cuestiones con suficiente antelación», subrayan fuentes de este partido. Teruel Existe también lo reitera. «En los últimos meses en el ámbito de los nuevos decretos y proyectos de ley se han intensificado los contactos, dándonos a conocer con más detalle y teniendo la oportunidad de trasladar nuestra opinión y sugerencias», admiten fuentes de esta formación. Igual desde Nueva Canarias. «Están haciendo un esfuerzo de comunicación con los grupos», subraya Pedro Quevedo. Pero tener que aunar tantas voluntades hace que los riesgos siempre sean muy reales. Ayer mismo, el PNV lanzaba un serio aviso al Gobierno a cuenta de la convalidación hoy del Real Decreto-ley que reparte los llamadas beneficios caídos del cielo que perciben las empresas energéticas: «Está en juego el futuro de la economía pero también el futuro de su propio Gobierno». Y es que al Gobierno le queda mucho trabajo por hacer para volver a ganarse plenamente la confianza de unos socios que llevan meses acusándole en público de actuar con prepotencia, sin diálogo e incumpliendo sus promesas. Baldoví, como la mayoría de los aliados de investidura, cree que detrás del cambio del Ejecutivo puede estar su deseo de aprobar los nuevos Presupuestos y que una vez superado este trance puede volver a las andadas. Y EH Bildu también apunta a que no valdrá una mejoría coyuntural. «Es importante trabajar con suficiente antelación los consensos para ganarse los apoyos y afianzar la mayoría progresista», avisan. Por eso, de una manera u otra reclaman que esa mejora de la interlocución debe traducirse en acciones. «Llaman más y cuidan más las formas, pero aún estamos esperando que eso se concrete en medidas y recursos. Llevamos medio año esperando recursos para la salud mental, por ejemplo. Hay que pasar de las buenas palabras a los hechos», se quejan desde Más País.


Latest News
Hashtags:   

Frankenstein

 | 

manos

 | 

Bolaños

 | 

Sources