Saturday 23 October 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 10 days ago

Gobierno y PP vuelven a negociar sobre los órganos constitucionales pero chocan por el CGPJ

La oferta lanzada ayer por Pablo Casado para desbloquear la renovación del Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo mientras llega la despolitización del CGPJ obligó al Gobierno a moverse y reabrir el diálogo. A media mañana, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, telefoneaba al secretario general del PP, Teodoro García Egea, y le ofrecía una reunión a lo largo de la jornada. Ambos quedaron en mantener abierta una negociación en la que esta vez participará la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, y no Enrique López, protagonista en anteriores contactos del PP con el Gobierno. El diálogo vuelve a arrancar pero con escasas posibilidades de éxito. La Moncloa exige un acuerdo global que incluya al Consejo General del Poder Judicial y los populares insisten en que esto solo será posible si se aprueba previamente la reforma para que los jueces elijan a los jueces. Cambio de versión Ya antes de la llamada, la distancia era evidente. Pedro Sánchez no recogió la oferta cuando Casado la expuso durante la sesión de control en el Congreso y contestó exigiendo la renovación de todos los órganos. «No tenga usted una visión ventajista de la legalidad democrática. Cumpla con toda la legalidad», replicó. El líder popular, por su parte, advertía que no se moverá «de la defensa de la independencia del Poder Judicial como ha exigido la Comisión Europea» y culpaba exclusivamente del bloqueo a Sánchez. Éste le replicaba que si el CGPJ no se renueva es porque los populares «no quieren». Posteriormente, Bolaños intentaba enmendar la escena anunciando que reanudaría las conversaciones con Génova y celebrando que el PP «por fin rectifica su posición de bloqueo». Pero insistía en la exigencia de Sánchez: la renovación debe afectar a «todos» los órganos pendientes de renovación y «no solo a los que hoy le apetecen al PP». La Moncloa se niega ahora a separar la renovación del Poder Judicial de los demás órganos en contra de lo que venía reclamando. Hasta ahora el Gobierno aducía que el PP presentaba todas las renovaciones como un bloque, y que no había espacio para renovar otros órganos pese a que el pulso se limitase al Poder Judicial. Ayer Bolaños cambió su argumento y se aferró a que es necesario «cumplir la ley» y a que la «ley obliga a renovar el CGPJ con la normativa actual». Fuentes del PP, por su parte, reclaman una negociación sobre el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo, «sin condiciones previas». Por otra parte, el PP no niega que el CGPJ tenga que renovarse con la ley actual, lo que pide es una reforma que refuerce la independencia judicial en las renovaciones posteriores. Los populares creen que ayer se produjo un cambio porque el Gobierno «aceptó la mano tendida de Casado», y no descartan que pueda producirse un acuerdo para renovar el TC, el Tribunal de Cuentas y el Defensor, de forma conjunta o por separado. La oferta de Casado ha forzado un acercamiento, pero solo puntual porque la distancia es abismal en lo que respecta al CGPJ, y la relación entre ambos líderes es pésima como volvió a quedar patente ayer durante la sesión de control. Casado y Sánchez no solo chocaron por el bloqueo de los órganos constitucionales sino también por la gestión del Gobierno y por los abucheos durante el desfile militar. El líder del PP llegó a definir el sanchismo como «radicalidad y sectarismo envueltos en mentiras y acusaciones a los demás» y consideró que el jefe del Gobierno es una «catástrofe para España» que va a «llevarnos a todos al barranco», insistiendo en que habrá nuevo rescate de la economía española. El líder socialista le reprendió con dureza y le pidió que deje de lanzar afirmaciones «que además de ser falsas, insultan a la inteligencia de los españoles y contravienen el interés de España». Sánchez dijo sentirse obligado a «corregir públicamente» al líder de la oposición y recordó que «España no está en bancarrota». El encontronazo por las protestas contra el Gobierno también fue destacado. El líder popular consideró que ayer Sánchez «escuchó lo que dice la calle» y el jefe del Gobierno culpó al PP y Vox de los abucheos. «Siempre que gobierna la izquierda hay abucheos, hay insultos a los presidentes de izquierdas... eso es lo que ustedes y la ultraderecha entienden por convivencia y el respeto al orden constitucional», cargó. El choque sirvió para ejemplificar cuál es el estado actual de las relaciones entre ambas formaciones. El clima no es propicio para el entendimiento. En la víspera Pedro Sánchez y Pablo Casado ni siquiera cruzaron una sola palabra en los actos «Hablar de todo» A última hora de ayer el Gobierno informó de una reunión entre Bolaños y García Egea . De la cita no salió acuerdo alguno, pero sí el compromiso de seguir hablando. Pese a que el problema siempre se ha circunscrito al CGPJ, el Gobierno se niega a abordar ahora esta cuestión separando cada renovación. Y demanda que si esta negociación se abre tiene que ser para hablar «de la renovación de todos los órganos constitucionales» pero «no a la carta como quiere Casado», en palabras de la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. «La Constitución no se acepta en aquello que nos gusta y se rechaza en lo que no nos convence», remachó. El movimiento del PP obligó al Gobierno a abrir la mano. Pero la conclusión a la que llega el Ejecutivo es que no quieren pactar nada con Pablo Casado porque significaría blanquear su posición respecto al CGPJ. La falta de entendimiento se prolonga desde que en febrero todo se rompiera tras haber pactado la renovación de RTVE.


Latest News
Hashtags:   

Gobierno

 | 

vuelven

 | 

negociar

 | 

sobre

 | 

órganos

 | 

constitucionales

 | 

chocan

 | 

Sources