Saturday 23 October 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 10 days ago

Dónde descubrir el flamenco en Madrid este otoño

Madrid presume de tener a disposición del público espectáculos de flamenco cada día. Hay meses, sin embargo, donde la oferta se intensifica. Entre el 19 de octubre y el 4 de noviembre el festival Suma Flamenca llena de cante, baile y guitarra, además de otros instrumentos, la ciudad. Unas semanas donde enamorarse por vez primera de este arte o confirmar viejas pasiones. Llega Farruquito con su Íntimo e Israel Galván, quien clalusura el evento, revisando una de sus obras más emblemáticas: La edad de oro . La única que no se aburre de interpretar, según el mismo ha confesado. La más viva, quizá, de todas las que ha creado, pues está abierta a los vaivenes de la vida. Entre esos dos universos, el más ortodoxo y el de vanguardia, quedan un aluvión de propuestas que de forma generalizada miran a la provincia de Cádiz. «Al Sur del Sur», ese es el lema de esta edición. ¿Dónde asistir en la capital para destapar el flamenco este otoño? ¿Qué escuchar? ¿Qué ver? ¿Cómo escoger entre treinta y siete citas de gran envergadura? ¿Cómo prendarse, en definitiva, del arte jondo? Como toda manifestación visceral, cobra en el directo un matiz imposible de catalizar en álbumes, libros u otros soportes. El flamenco que se disfruta desde casa sirve para el alivio. El que se vive en directo, para el desgarro. Uno lo entiende todo desde un patio de butacas, en una fiesta. Cuando la cultura explota ante sus ojos, bajo las entretelas, entre paños oscuros. Los duendes de los que habló Lorca no se pasean tan a menudo por ordenadores ni radios, sino que surgen donde no los llaman, cuando menos se les espera. Son un Guadiana de música y emoción. Extraordinarias rarezas que podrían cambiar la vida de quien de pronto las otea, como una nube, que difusa se revela como un hallazgo enorme y justo después ya se ha ido. Eso es el flamenco, un detalle que gira el prisma de las cosas bellas. Acudir a un teatro y querer volver. Ser inconsciente del tiempo. Abrirse ante una idea que posiblemente yacía en algún subterfugio del pensamiento y ha salido sin previo aviso, por el camino más corto. lt;iframe src= https://open.spotify.com/embed/playlist/4fwQ8qA7Dno9IRJIqTagof width= 300 height= 380 frameborder= 0 allowtransparency= true allow= encrypted-media gt; lt;/iframe gt; Es por eso que ahora, tras más de un año de cancelaciones y confinamientos, el flamenco vuelve con fuerza a su espacio natural. Quien quiera descubrir el cante ha de ir a contemplar a La Macanita, de Jerez, con la garganta hecha de volantes. Escultura gitana de la que derivan las inspiraciones más diversas. También de esa tierra es Jesús Méndez, más mairenero que paquero, que se mide ante Rancapino Chico. Uno se expresa con truenos y otro con susurros. Caricias y pedradas, encuentro de estilos. Más parecidas son tal vez las quejas de Pansequito y Aurora Vargas, que también se unen. Para voces melosas, las de Israel Fernández, el último fenómeno masivo que se ha producido en el género jondo y que estrena Ópera Flamenca con Diego del M Arcángel, primera figura de su generación; el chiclanero Antonio Reyes y Ezequiel Benítez, que devuelve estructuras y sonidos atávicos con vestidos más amables. Canta como lo haría un niño que quiere parecerse a un viejo. O algo así. Para voces afilladas, justo del lado opuesto, la de Guadiana, un extremeño con cañas en la médula, José Mercé, José Valencia y la joven María Terremoto, promesa que en un lapso de tiempo muy breve se ha transformado en realidad. También estará David Palomar, gaditanería honda y c Vicente Soto Sordera, con su popular Tríptico , repaso a los territorios esen la malagueña Antonia Contreras, María Toledo, Paco del Pozo e Ingueta Rubio, eslabón postrero de esa familia que hizo del fandango una bandera en su viaje de La Línea a Madrid. Y así fue: hasta Camarón bebió de ellos. Las guitarras abren el martes día 19 el festival. Es Serranito, uno de los concertistas más trascendetales de la historia, que se acompaña de los jóvenes Paco Vidal y Javier Conde para despedirse de los escenarios. El maestro jerezano Gerardo Nuñez, con el estreno absoluto de A través del tiempo , y un Niño Josele regalando tributos completan la nómina de sonantas. Sin embargo, lo instrumental cobrará mayor protagonismo con la arpista Ana Crismán, el saxofonista Antonio Lizana, el pianista David Virelles y Pablo Martín Caminero. Este último, de origen vasco, ha dado con un hallazgo proporcional a las piezas que interpreta con el contrabajo en su último proyecto, Al toque . Junto al piano y la percusión, pasa por sus cuerdas melodías de Manolo Sanlúcar y Paco de Lucía, de Moraíto, Rafael Riqueni, Cañizares y otros tantos creadores. Paraíso radical que con su mirada ha tomado un nuevo rumbo, otro rostro. Igualmente delicado, pero con un cuerpo diferente. La bailaora María Moreno - ABC Y el baile, cómo no, se impone como otro de los máximos reclamos. Esta cultura, como apunta Cristina Hoyos, ha conseguido hacerse reconocible en cualquier país del mundo con un movimiento sutil de la muñeca. Esa es su mayor conquista. La otra, ser un canal de expresión para las sensibilidades personales. Por eso nada tiene que ver lo que plantea Manuel Liñán, ese que viene de triunfar con ¡Viva! , en su próxima aventura, Pie de hierro , con la despreocupada elegancia de Joaquín Grilo. Uno es un tipo que derrocha ideas y apuesta por grandes montajes, otro un bailaor genuino que cose dolor y gracia con las mismas costuras. Tampoco encontramos demasiados puntos en común entre el espectáculo de Alfonso Losa con la complicidad de la compañía Estévez y Paños y el Sota, caballo y reina de Marco Flores. Todo forma parte de lo mismo, pero nada es igual. Son contrarios y reversos, lazos y rupturas, códigos, maneras, lenguajes que se ensanchan y crecen, que se distancian y en otro lugar se tocan. Estará María Moreno con su More no more , premio Giraldillo al Momento Mágico en la Bienal de Flamenco de Sevilla de 2020, y Rapico, buscador de poses farruqueras. También El Choro, con pies de roca, Sara Calero, Noé Barroso y Manuel Reyes. Todos, en suma, para desglosar un mosaico de alternativas. Madrid se llena así de música y posibilidades.


Latest News
Hashtags:   

Dónde

 | 

descubrir

 | 

flamenco

 | 

Madrid

 | 

otoño

 | 

Sources