Saturday 23 October 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 10 days ago

Prueba | Mach-E: Así galopa el primer Mustang cien por cien eléctrico

La familia Mustang crece. Ford ha decidido ampliar la gama de su mítico «muscle car» con un nuevo modelo que, a primera vista, puede escandalizar a los puristas: un SUV. Y además, eléctrico. Sin embargo, el Mustang Mach-E, que hemos podido probar durante varios días demuestra cualidades que le permiten lucir un apellido con tanto peso sin que chirríe. GALERÍA El Mach-E es un coche muy ágil y dinámico. Las sensaciones, como es lógico, son distintas a las del biplaza V8, y no alcanza un grado tan alto de deportividad, pero eso no quiere decir que el rendimiento no sea sensacional. En poco se dejan notar los 2.182 kilos de peso de nuestra unidad, con batería de rango extendido y tracción total, gracias a los dos motores eléctricos que lo impulsan, y que rinden en conjunto 351CV. Destaca el rápido tacto de la dirección, y especialmente el brío al pisar a fondo el pedal del acelerador. Tres modos de conducción, Whisper, Active y Untamed, permiten modular ligeramente la conducción, por ejemplo, haciendo más o menos directa la dirección. El agarre en curva es también notable, gracias al reparto equilibrado del peso que permiten las baterías, y a que, pese a su estética SUV, en realidad se trata de un coche bastante bajo, con tan solo 14,5 centímetros de altura libre al suelo. Nuestro Mach-E monta la batería de mayor tamaño que por ahora puede equipar el modelo, con 99 kWh, lo que le permite rodar hasta 540 kilómetros con una sola carga (la variante con tracción trasera alcanza los 610, mientras que con la batería «pequeña», de 76 kWh, parte de 400 kilómetros). Es además particularmente eficiente, ya que no es difícil lograr un consumo medio de 18 kWh. Ello pese a que durante nuestra prueba recorrimos muchos kilómetros de autovía, un territorio donde los eléctricos no pueden aprovechar tan bien como en ciudad la energía de la deceleración y las frenadas. En el interior, los materiales son de tacto agradable y los remates y acabados son buenos, no lujosos pero sí deportivos. Sobresale el enorme techo panorámico, no abrible, que refuerza la sensación de espacio en el interior, y que agradecerán en especial los pasajeros de las plazas traseras, que sin dicho techo podrían sentirse algo constreñidos ante la forma coupé de la zaga. Otra virtud del modelo es que, además del maletero trasero, de 400 litros, incorpora delante un segundo hueco de almacenamiento, con 81 litros, que permite alojar los cables de recarga. Lo mejor del Mach-E son los numerosos detalles tecnológicos que Ford ha incorporado. El principal es la inmensa pantalla central de 15,5 pulgadas, de manejo fácil, intuitivo y ágil gracias al sistema Sync4 de Ford, que incorpora además una rueda física para manejar el volumen. Su visualización se completa con un cuadro de instrumentación totalmente horizontal, de 10,2 pulgadas, que muestra la información de forma muy sencilla y clara. También merece una mención especial su innovador sistema de apertura de puertas. En lugar de manetas, el Mach-E incorpora, para abrir desde el exterior, un botón (y un tirador para las delanteras). Además de con la llave y el teléfono móvil, se puede abrir mediante un código numérico preestablecido, gracias a un teclado que se ilumina en el marco. Desde el interior el mecanismo consiste en una especie de tirador escondido, cuyo funcionamiento es muy cómodo y práctico. Ficha técnica - Motor: eléctrico o eléctricos de 269, 294, 351 ó 487 CV (GT) - Autonomía: de 400 a 610 kilómetros - Tracción: trasera o total - Precio: desde 48.533 euros (antes de ayudas y plan Moves)


Latest News
Hashtags:   

Prueba

 | 

galopa

 | 

primer

 | 

Mustang

 | 

eléctrico

 | 

Sources