Wednesday 20 October 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 24 days ago

Sainz logra un podio de ley en el caos de Sochi

Es la bendita locura de la lluvia un facyor determinante para hacer más divertidas las carreras de Fórmula 1. En Sochi, Rusia, se mezcla todo para una carrera excitante que acaba con una victoria impensable de Hamilton, seguido por Verstappen, que salió último, y un podio, tercer puesto, de Carlos Sainz. El español lideró la prueba en la salida y cosechó al final, apurando la lluvia. Norris perdió la victoria por exceso de nervios en la estrategia. Magnífico Fernando Alonso, sexto en ese berenjenal. Carlos Sainz vive en el paraíso durante catorce vueltas en la lejana Sochi, allá por el Mar Negro en Rusia. Es una momento idílico para recordar siempre, porque realiza una salida espectacular, equidistante entre el arrojo y la inteligencia. Combina la audacia entre la curva 1 y 2 del circuito ruso para colocarse primero y liderar un gran premio con todas las de la ley, noqueado Lando Norris por el español en esa primera vuelta. Sainz se lanza a por un desafío colosal, ganar su primera carrera de Fórmula 1 con un Ferrari que no es el Ferrari dominante que la historia proclama, sino un coche rojo con sus limitaciones, cuarto o quinto bólido de la parrilla esta temporada aunque la leyenda se refiera al cavallino rampante como el número uno de siempre. Es un momento esperanzador, que convoca al personal ante la televisión, las tablets o el teléfono porque Sainz pasa la tercera curva en primera posición y se dispone a soñar. Lo hace durante catorce vueltas al mando de la Fórmula 1, lo que siempre soñó. Norris permanece siempre a su estela, a tiro de DRS (el apéndice que permite más velocidad cuando los coches está a menos de un segundo) y en el giro 14 se merienda al Ferrari de Sainz, superior el McLaren como demostró el último fin de semana ganando en Monza. Sainz cambia ruedas, entra en tráfico y se acaba su sueño. Al cabo de un rato le dicen por radio, «con este ritmo, eres quinto», y al español no le gusta porque vio otra perspectiva en su horizonte. Es un gran premio para deleite de los españoles porque Fernando Alonso sale sexto y con ambición de podio. Russell, tercero, es más lento que todos y hace un tapón general que Alonso aprovecha para mantenerse en posiciones de cabeza, atento a los acontecimientos por si puede rascar un podido con su habilidad conocida. Hay malas noticias para los españoles porque Verstappen, que ha salido último, adelanta a todos los coches que se le ponen por delante y a media carrera ya es sexto. Una barbaridad. Alonso estira los neumáticos duros hasta el límite y durante muchos giros es segundo sin haber parado, detrás de Checo Pérez. Una buena estrategia, magnífica respuesta del piloto y argumentos para pensar en puntos muy valiosos. Por delante Norris trata de aguantar a Hamilton, que ya se ha colocado en modo martillo, mientras Sainz desmiente a sus ingenieros y se ubica tercero, otra licencia para soñar con su tercer podio en la F1. Sainz, tercero, y Alonso, sexto, en las diez últimas vueltas. Aparece la lluvia y añade más incertidumbre a la carrera a falta de cinco vueltas. Sochi es una locura total porque hay coches conduciendo con neumáticos lisos sobre el agua, otros patinando, la mayoría en el garaje cambiando ruedas, y casi todos con dificultades para mantenerse en pie. El caos atrapa a Norris, que no entra y pierde la carrera, Hamilton con ruedas de lluvia se encarama a la primera posición, seguido por Verstappen y Carlos Sainz, quien después de todo obtiene un premio para su osadía. Un podio de ley que bien pudo ser una victoria.


Latest News
Hashtags:   

Sainz

 | 

logra

 | 

podio

 | 

Sochi

 | 

Sources