Friday 6 August 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 15 days ago

Francia e Italia intentan frenar el virus con un cerco a los no vacunados

Alemania fue la primera en imponer pruebas PCR negativas a los ciudadanos para poder ir a la peluquería o a la tienda a comprar durante las primeras olas del virus. Con el avance de la vacunación y la resistencia de una parte de la población a inmunizarse, algunos países europeos se han visto obligados a echar mano de esta medida poco popular para poder atajar la ola de la variante Delta. Desde este miércoles en Francia cualquier ciudadano que quiera acudir al cine, al teatro, a un museo o algún evento de más de 50 personas deberá presentar test negativos o certificados de vacunación para poder acceder. La Asamblea Nacional estudiaba el miércoles al cierre de esta edición extender estas medidas a partir del mes de agosto a trenes de larga distancia, bares, restaurantes, centros comerciales y hospitales. Pero no será necesario para acceder a los colegios, como exigía el Consejo Superior de Salud Pública. El primer ministro francés, Jean Castex, explicó el miércoles que los profesionales cuyos establecimientos estén sujetos al pase de salud serán los encargados de verificar el documento presentado por su cliente. Sin embargo, solo la Policía podrá verificar su identidad. Además, las personas vacunadas ya no tendrán que aislarse si son casos de contacto y además ya no será necesario que lleven las mascarilla en aquellos recintos sometidos al ‘pase sanitario’. Durante el fin de semana miles de personas han salido a la calle para protestar contra las nuevas medidas del Gobierno, mientras que varios centros de vacunación han sido objeto de actos vandálicos. La variante continúa su progresión galopante en Francia, donde se han constatado unos 18.000 casos en las últimas 24 horas. El 96 por ciento de esos nuevos contagios no estaban vacunadas, recordó el miércoles Castex, quien hizo un nuevo llamamiento para que se inmunicen los que todavía no lo han hecho, ya que la transmisión del virus ha aumentado un 140 por ciento la última semana. Italia sigue los pasos de Francia La misma ruta tiene previsto emprender Italia. Para moverse en Italia será necesario el pasaporte verde digital, que se obtiene con una doble dosis de vacuna contra el Covid. El consejo de ministros aprobará este jueves nuevas normas contra el Covid, que entrarán en vigor el lunes. Preocupa al gobierno y al comité técnico científico que le asesora la rápida difusión del virus, a causa fundamentalmente de la variante Delta. Las nuevas infecciones fueron este miércoles 4.259, y 21 fallecidos (el día anterior: 3.558 nuevos contagios y 10 muertos), con la tasa de positividad ganando dos decimales: sube al 1,8%. Los casos positivos desde el inicio de la pandemia, el 21 febrero de 2020, son 4.297.337, y los muertos 127.905. El gobierno considera el pasaporte verde digital la vía principal, junto a la campaña de vacunación, para poner en seguridad al país y evitar un nuevo confinamiento en otoño, que difícilmente lo soportarían los italianos. También los presidentes regionales han dado su aprobación al pasaporte verde digital, que será obligatorio para viajar en avión, en tren o barco y poder entrar en todos los sitios en los que el hacinamiento facilita la propagación del virus, como bares, restaurantes, piscinas, gimnasios, estadios, cines, teatros, ferias y congresos. Además, el vigente estado de emergencia, que concluye el próximo 31 de julio, será prorrogado hasta el 31 de diciembre. Por las presiones que ha realizado Matteo Salvini, líder de la Liga, no muy favorable a endurecer más las restricciones, cabe la posibilidad de que en el caso de los restaurantes se adopte la fórmula de un «pasaporte verde digital» ligero, es decir, permitir la entrada a quienes han recibido una solo dosis de vacuna, o presentan un test negativo sobre el Covid realizado en las 48 horas anteriores. Para el trabajo también A la campaña lanzada por el gobierno para considerar indispensable el pasaporte verde digital se ha unido Confindustria, la patronal italiana. Los empresarios son partidarios de que sea obligatorio para entrar en el trabajo. No se ha hecho aún oficial, pero ha trascendido en diversos medios que Confindustria pide negociar con el gobierno una revisión urgente de los protocolos de seguridad para el trabajo en oficinas y fábricas. La posición de Confindustria se resume en este lema: «Sin pasaporte verde digital no se entra en la fábrica». Plantea incluso la hipótesis de cambiar de puesto de trabajo a quienes no se vacunen o reducirles el salario. La propuesta, enviada por correo electrónico por la directora general de Confindustria, Francesca Mariotti, a los directores del sector industrial, se basa en estas razones: «Si bien la campaña nacional de vacunación ha registrado una buena tendencia hasta el momento, numerosas empresas han destacado la presencia de porcentajes sustanciales de trabajadores que eligen libremente no someterse a la vacunación, exponiéndose de hecho a un mayor riesgo de contraer el virus ellos mismos y otras personas con las que, directa o indirectamente, entran en contacto compartiendo el lugar de trabajo de forma permanente». La iniciativa de Confindustria es polémica. De momento, la Liga de Salvini se opone con firmeza. Para los sindicatos, se trataría de una «grave violación de la privacidad». Aplaude la propuesta Walter Ricciardi, asesor científico del ministro de Sanidad: «El pasaporte verde digital es el único camino para contener el virus». Llamada de atención En definitiva, la propuesta de Confindustria suena como una gran llamada de atención a quienes parecen cerrar los ojos a una realidad: Se incrementa con rapidez el número de contagios, mientras millones de italianos rechazan o son indiferentes a los llamamientos para sumarse a la campaña de vacunación. Según el presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro, hoy en Italia «el dato crítico está en los 2,5 millones de no vacunados mayores de 60 años; tenemos que proteger a las personas con más riesgo». Se espera que el pasaporte verde digital, por su carácter obligatorio en muchas situaciones, como sucede en Francia, ayudará a apoyar la campaña de vacunación. Actualmente hay 26 millones de italianos con las dos dosis de vacunación y 8,2 millones con una sola.


Latest News
Hashtags:   

Francia

 | 

Italia

 | 

intentan

 | 

frenar

 | 

virus

 | 

cerco

 | 

vacunados

 | 

Sources