Friday 14 May 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 29 days ago

Merkel se vacuna con AstraZeneca en pleno estallido de contagios

En medio de una ola de desconfianza hacia las vacunas, muy especial hacia la marca AstraZeneca, que ha sido autorizada, y suspendida en dos ocasiones, la canciller alemana da un paso al frente. Merkel tiene 66 años, por lo que entra en el grupo de edad de mayores de 60 para los que sigue indicada la vacuna de AstraZeneca en Alemania y, tras haber retrasado en una ocasión la cita de vacuna debido a compromisos oficiales, el viernes se someterá al correspondiente pinchazo de forma voluntaria. El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, ha confirmado que Merkel será vacunada, aunque ha preferido no certificar la fecha que han avanzado medios alemanes y se limita a indicar que los medios serán informados después de que la canciller haya sido vacunada. En principio, a Merkel le corresponde vacunarse en el centro de e Tempelhofer Feld, donde hay ya anotada una cita con el apellido Merkel y la fecha de nacimiento del 17 de julio de 1954, que coincide con la de la canciller. El centro de vacunación de Tempelhof administra exclusivamente la vacuna del fabricante británico-sueco AstraZeneca. Merkel da así ejemplo en un contexto en el que as autoridades alemanas han confirmado este jueves cerca de 30.000 nuevos casos y 293 fallecidos en las últimas 24 horas. Según los datos publicados por el Instituto Robert Koch y tras dos semanas de aumento sostenido de contagios, se trata de la peor cifra registrada en el país desde el pasado 8 de enero y se produce justo la semana en que Angela Merkel ha decidido recentralizar el poder de los Estados federales para pilotar desde el gobierno de Berlín la estrategia contra la pandemia. La cifra de contagios supera ampliamente los 21.693 notificados el miércoles, si bien la cifra de muertos ha registrado un descenso desde los 342 decesos confirmados durante la jornada anterior. Asimismo, ha señalado que la tasa de incidencia acumulada durante los últimos siete días es de 160,1 casos por cada 100.000 habitantes, con cerca de 218.600 casos activos. Esta cifra ha vuelto a registrar un alza durante los últimos días. Mientras sigue su curso el trámite parlamentario de la reforma de la Ley de Protección contra Infecciones, que devolverá a Berlín competencias que estaban hasta ahora ne manos de los gobiernos regionales de los Bundesländer, el vicecanciller de Alemania y ministro de Finanzas, el socialdemócrta Olaf Scholz, ha defendido la aplicación en todo el país del llamado «freno de emergencia» y ha argumentado que «sería irresponsable mantener ahora un larguísimo debate científico sobre lo que podría hacerse de otra manera sin tomar medidas». Este freno de emergencia prevé medidas uniformes en todo el país, como la restricción de salida de las regiones con una incidencia de más de 100 nuevas infecciones en una semana por cada 100.000 habitantes, la limitación a solo una persona ajena al núcleo familiar con la que reunirse, tanto en la calle como en casa, el toque de queda entre las 21:00 y las 05:00 horas y el cierre del comercio no esencial, además del cierre de los colegios a partir de una incidencia de 200 en el distrito. La peculiaridad de esta tercera ola de infecciones es que afecta a personas más jóvenes y que está sometiendo a mayor estrés al sistema sanitario alemán que las anteriores. «La mayoría de los pacientes son portadores de la variante británica del virus, más contagiosa, como indica la mención UK-Mutante que hemos colocado en la puerta, y son mucho más jóvenes, la mayoría tiene entre 40 y 60 años», afirma Thomas Marx, director médico de la unidad de cuidados intensivos del hospital de Freising, en Baviera. «Con frecuencia hay que intubarlos y luchar mucho tiempo contra la enfermedad», explica, y añade que una cuarta parte de ellos termina falleciendo, a diferencia de lo que este mismo hospital experimentó durante la primera ola, en la que apenas registró decesos por coronavirus. El número de pacientes hospitalizados de entre 35 y 49 años ha aumentado «considerablemente», ha confirmado Lothar Wieler, director del instituto Robert Koch (RKI). «La situación es grave», ha insistido la canciller Angela Merkel, justificando la decisión de su gobierno de arrogarse más poderes para combatir la epidemia y que tiene sus esperanzas fundadas en que la campaña de vacunación pueda finalmente tomar velocidad.


Latest News
Hashtags:   

Merkel

 | 

vacuna

 | 

AstraZeneca

 | 

pleno

 | 

estallido

 | 

contagios

 | 

Sources