Saturday 29 February 2020
Home      All news      Contact us      English
abc - 14 days ago

Los años locos de Belén Esteban y Fran Álvarez

Cuando Belén Esteban se enteró por la televisión de la muerte de Fran Álvarez, su exmarido, el pasado domingo, pensó que era una terrible pesadilla. Fran tenía 43 años. Fue una empleada de El Rascacielos -el bar de sus padres que él regentaba en el madrileño barrio de La Concepción- quien acudió a su casa al no tener noticias suyas y le encontró postrado en la cama. El cuerpo no mostraba signos de violencia. Los sanitarios solo pudieron confirmar su muerte. La familia de Fran Álvarez ha preferido no hacer públicos los resultados de la autopsia, por lo que las causas de la muerte se desconocen. «La familia está muy triste. Para el mundo del corazón es una noticia trágica, porque era el marido de Belén Esteban, pero para ellos es una tragedia», explica el periodista Aurelio Manzano, amigo de Fran Álvarez, a ABC. Maruja y Amaro, sus padres, así como las dos hermanas de Fran, siempre se han mantenido en un discreto segundo plano de cara a la prensa. Incluso en los peores momentos, cuando Fran era duramente criticado por sus idas y venidas con Belén, siempre permanecieron callados. Aunque la relación de Esteban con el camarero no era muy cercana en los últimos tiempos, ella jamás le deseó nada malo, más bien todo lo contrario. Siempre deseó que él saliera del infierno de sus adicciones, al igual que hizo ella en 2013, tras pasar ocho meses alejada de la vida pública. «Yo me miro al espejo y digo, olé tú», le comentó Esteban a Carlota Corredera en mayo de 2019, cuando hizo referencia al calvario que pasó para desengancharse de sus problemas con la cocaína y que ella misma narró en su libro «Ambiciones y reflexiones» (Espasa): «Me pasaba el día tirada en un sillón sin ganas de nada, cada vez que me metía una raya pensaba en mi padre, en lo que me diría». «Para atrás ni para coger impulso», afirmó Belén. Aún así, aseguró que no cambiaría nada de lo vivido en el pasado, pues lo que superó entonces le ha permitido ser la mujer que es a día de hoy. Después de Jesulín Cuando la relación de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique terminó, y después de varios noviazgos con personajes de la noche como Oscar Lozano o Dani Dj, la «princesa del pueblo» se reencontró con Fran Álvarez, un amigo al que conoció antes de ser madre. En 2006, cuando se volvieron a ver, Belén creyó haber encontrado al amor de su vida. Se dieron el «sí, quiero» el 27 de junio de 2008 ante 450 invitados. Aquel enlace se recuerda como la boda donde varias firmas de moda nupcial decidieron erróneamente no confeccionar el traje de novia de Belén Esteban, pese a que tenía previsto pagar su vestido. Esteban colaboraba entonces en el programa de Ana Rosa y, tal y como recordó la periodista Paloma Barrientos esta semana, el problema se solucionó cuando ella -acompañada por Ana Rosa Quintana, Xelo Montesinos y Miguel Ángel Nicolás- acudió al El Corte Inglés, «donde la recibieron como la gran clienta que era» y salió de allí con su vestido. Un niño grande El matrimonio de Belén y Fran estuvo repleto de altibajos y acabó cinco años después, en 2013, con una traumática separación. El propio Fran admitió más tarde que ambos llegaron a esa unión con sus respectivas adicciones y que su relación era «una bomba de relojería». Entre ellos hubo quince peleas, cuyas reconciliaciones se retransmitieron en «Sálvame» bajo la batuta de Toño Sanchís, el exrepresentante de Belén. «Fran era un niño grande, que entró en el juego de la televisión y de la fama y nunca lo llevó bien. Fue un títere en manos de mucha gente», cuenta Manzano. Posiblemente, ser un joven tímido y frágil, al que le afectaba lo que dijeran de él, no ayudó en su lucha contra el alcohol. Belén y Fran llegaron a acudir juntos a un psicólogo para hacer terapia y superar sus adicciones, pero coincidió con su separación. Belén consiguió superar sus problemas con la cocaína, Fran intentó fervientemente dejar atrás su adicción al alcohol. Una batalla que continuaba a día de hoy. Según ha podido saber ABC, no es cierto que el año pasado se enamorase de una paciente y no le dejaran volver a Proyecto Hombre, simplemente no cumplió con los protocolos del centro. Una semana antes de su muerte, quiso volver. Quería liberarse de sus demonios, estaba ilusionado con Nuria, una joven a la que conoció hace unos meses. Pero los controles médicos detectaron que había bebido días antes -pese a que su padre recorrió todos los bares del barrio para que no le sirvieran ni una gota de alcohol- y no pudo retomar el tratamiento. La incógnita de «Sálvame» Belén está muy afectada con la muerte de Fran, se ha puesto en contacto con una de sus hermanas para expresarles su pésame. Esta semana no ha aparecido en «Sálvame» y desde el programa no han sabido responder a la pregunta de este periódico sobre cuándo se reincorporará, porque lo desconocen. Este mal trago también ha afectado a su hija Andrea, pues la joven tenía 10 años cuando su madre se casó con Fran y estuvo muy unida a él. «Era un chico de barrio, que estaba muy orgulloso de ser camarero y no cambió su vida por ser el marido de Belén Esteban. Siguió siendo el mismo de siempre, con los mismos amigos, el mismo trabajo y las mismas aspiraciones», recuerda Manzano. En este sentido, Fran se parecía a Miguel Marcos, el ahora marido de Belén Esteban.


Latest News
Hashtags:   

locos

 | 

Belén

 | 

Esteban

 | 

Álvarez

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources