Saturday 17 April 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 1 month ago

La Presidencia de Francia, una institución agrietada por la corrupción y los escándalos sexuales

El comportamiento moral muy equívoco de cuatro de los seis últimos presidentes de la V República ha agrietado la matriz cívica de la jefatura del Estado, que Nicolas Sarkozy, condenado por delitos de corrupción y tráfico de influencias, puede agravar amenazando con denunciar a la justicia de Francia ante el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos (TEDH). Al final de la presidencia de Valéry Giscard d’Estaing (VGD, 1974 - 1981), el escándalo de los diamantes de Jean-Bedel Bokassa, presidente de la República Centroafricana, empañó relativamente su mandato, pero no tuvo repercusiones significativas en el funcionamiento de la jefatura del Estado. Por el contrario, durante la doble presidencia de François Mitterrand (1981 - 1995) la institución presidencial estuvo en el corazón de escándalos de gravedad muy fuera de lo común. Mitterrand instaló en el Elíseo una célula para el espionaje de periodistas con prácticas mafiosas pagadas con dinero público. Desde el Elíseo se montó la operación del hundimiento del navío ecologista Rainbow Warrior que costó la vida a un fotógrafo de prensa. En el Elíseo fueron nombrados los altos cargos en empresas públicas gangrenadas temporalmente por la corrupción. En el Elíseo se suicidó uno de los consejeros presidenciales de Mitterrand, François de Grossouvre, víctima de oscuros celos políticos. Elegido presidente, Mitterrand se instaló en el Elíseo con su esposa, Danielle Gouze / Mitterrand, e instaló en un palacio anexo, a doscientos metros, a la más duradera de sus amantes, Anne Pingeot, y su hija Mazarine, oculta durante veinte años. La revelación, en 1994, de esa doble vida, doble familia, dio a la presidencia francesa un glamour equívoco muy duradero. Primeras condenas La presidencia de Jacques Chirac (1995 - 2007) estuvo empañada por las ruidosas cacerolas de sus escándalos como alcalde de París (1977 - 1995), por los que se ganó la incierta gloria de ser el primer jefe de Estado condenado a dos años de años de cárcel con remisión de pena, acusado de corrupción y apropiación indebida de bienes públicos. Instalado en el Elíseo, Chirac se vio envuelto en oscuros escándalos. Nicolas Sarkozy y grandes industriales fueron acusados de evadir impuestos e intentar manipular la justicia con fines políticos. Sobre las idas y venidas amorosas del presidente, su chofer personal escribió unas memorias donde aparecen una docena larga de señoras y señoritas, de periodistas a actrices famosas, como Claudia Cardinale La presidencia de Nicolas Sarkozy (2007 - 2012) estuvo marcada por un rosario de escándalos que siguen su proceloso curso judicial. Al margen de sospechas o condenas muy diversas (financiación ilegal de campañas electorales, escuchas ilegales, tráfico de influencias), la vida amorosa de Sarkozy, antes de sentar cabeza con su tercer matrimonio, con Carla Bruni, fue muy rica en peripecias: aventura con una periodista famosa, vida nocturna de su segunda esposa… En otro terreno, los procesos judiciales en curso contra Sarkozy han culminado provisionalmente con la condena del ex presidente a tres años de cárcel, sustituidos provisionalmente por un brazalete electrónico, para controlarlo policialmente noche y día. Sarkozy no acepta la condena y amenaza con llevar a la justicia nacional ante el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos (TEDH). Amenaza de gravedad histórica y excepcional. Amante y ministra Tras esos antecedentes truculentos, los escándalo de la presidencia de François Hollande (2012 - 2017) solo tuvieron una dimensión rosa sin precedentes en la historia del palacio del Elíseo. Hollande se instaló en el palacio presidencial acompañado de su amante oficial, Valérie Trierweiler, periodista, pero coincidía durante los consejos de ministros con su esposa, Ségolène Royale, madre de sus cuatro hijos. Esa relación atípica había comenzado años atrás, cuando Trierweiler hizo un reportaje de la pareja Hollande - Royale, presentados como una familia política ideal, unidos en el lecho y en los pasillos del poder político socialista. Cuando Royale decidió presentar su candidatura a la República, derrotada por Sarkozy, Hollande descubrió el lecho de plumas del pisito muy coqueto de Trierweiler. Cuando Hollande fue elegido presidente, nada más normal que nombrar ministra a la madre de sus hijos e instalarse en el Elíseo con su amante, en las mismas habitaciones donde Napoleón III traicionaba a su esposa, la granadina Eugenia de Montijo, la última emperatriz de Francia. Esa relación a tres, propia del vodevil francés clásico, se enriqueció poco más tarde, cuando Hollande confirmó en el lecho su nueva relación amorosa con una joven productora de cine, Julie Gayet, instalada en un piso situado a doscientos metros del Elíseo, donde el presidente vivía con Trierweiler y hacía política con Royale. Elegido presidente el 2017, Emmanuel Macron no ha enriquecido la historia presidencial con ningún gran escándalo personal. Las próximas elecciones presidenciales deben celebrarse la primavera del 2022.


Latest News
Hashtags:   

Presidencia

 | 

Francia

 | 

institución

 | 

agrietada

 | 

corrupción

 | 

escándalos

 | 

sexuales

 | 

Sources