Friday 16 April 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 2 month ago

La peor crisis del Getafe de Bordalás

Algo se marchita en el sur de Madrid. Hace no mucho, cuando uno hablaba del Getafe, lo hacía de un conjunto con personalidad, férreo en defensa como pocos y que se mantenía en la pugna por los puestos europeos, incluso por los que daban derecho a jugar la Champions. Es más, antes del obligado parón del pasado mes de marzo, el conjunto azulón era quinto, a un punto del tercero, el Sevilla, y con ocho de ventaja sobre el Villarreal, el primer equipo fuera de zona europea. Era, además, el cuarto menos goleado de la Liga. El éxito tenía nombre y apellidos: José Bordalás Jiménez. Fue el técnico alicantino el que, en 2016, cogió al Getafe en Segunda, lo ascendió a Primera y lo llevó hasta el quinto puesto de la Liga en su segunda temporada en la máxima categoría. Fue él quien construyó un equipo al que era muy incómodo enfrentarse y que despertaba críticas y admiración a partes iguales. «El que nos tacha de defensivos no sabe lo que dice. Nuestro fútbol es muy ofensivo. Presionar en área rival, ser vertical, buscar portería contraria siempre y llegar al área contraria con los máximos jugadores posibles. Eso es el fútbol moderno y el Getafe es uno de los equipos que mejor lo practica», dijo en una entrevista para ABC. Era febrero de 2020. Pero, entonces, algo se quebró. Otro Getafe tras la pandemia Igual que la vida en general dio un vuelco con el estallido de la pandemia, el Getafe no volvió a ser el mismo. Su buen momento de forma se vio interrumpido por el coronavirus y cuando se retomó la competición en junio, los de Bordalás, que soñaban incluso con la Champions, cosecharon un solo triunfo en los once partidos que restaban de Liga. Una mala racha que les relegó al octavo puesto, sin opción alguna de jugar en Europa. Una decepción mayúscula que se consumó en la última jornada con una derrota ante el Levante. «El equipo quería volver a Europa, pero no es fácil. Les mando palabras de ánimo y agradecimiento. Estoy convencido que se quedan con el comportamiento del equipo todo el año. Un octavo puesto para un conjunto como el nuestro es una buena clasificación», diría Bordalás. Para entonces, el futuro del entrenador era una incógnita, pues varios clubes, entre ellos el Valencia, andaban detrás de él. Se hablaba de fin de ciclo y de un cambio necesario para ambas partes, pero, al final, se quedó un año más en el banquillo del Coliseum Alfonso Pérez, no sin antes evidenciarse públicamente algunas diferencias con Ángel Torres. «Bordalás se ha vuelto un poco quejica y pedigüeño», dijo el presidente del club. Lo decía por su insistencia en que llegaran nuevos jugadores. Y, más recientemente, fue el técnico el que alzó la voz, esta vez por considerar escaso el respaldo recibido: «Esperaba algo más de apoyo del club», dijo. El fantasma del descenso Esta temporada no está siendo fácil para el Getafe. El club marcha décimo quinto en la Liga, a tres puntos del descenso y siendo Europa una utopía. El fantasma de la Liga SmartBank acecha a un club que, con Bordalás en el banquillo, se había acostumbrado a no pasar demasiados apuros. Una de las claves del momento que atraviesa el equipo es la pérdida de su seguridad defensiva: el Getafe ha encajado 30 goles en 24 partidos. Y en ataque las cosas son aún peor, con cinco partidos sin ver puerta y apareciendo como el equipo menos goleador de toda la Liga (17). Una situación que genera cierto nerviosismo y tensión en el club, que se ha visto reflejado en las dos expulsiones casi consecutivas que sufrió Bordalás. Dos sanciones que enturbiaron el ambiente y que enfadaron al técnico: «Alrededor de mí hay una falta de respeto tremenda. Lo único que pido es respeto de todos, jugadores, árbitros, de todos. Es un sinsentido. Ahora estoy muy tranquilo, porque actúo con total respeto hacia todos. Sólo pido respeto. La jugada la podéis ver todos y no voy a hablar más del tema». Esta noche, a las 21.00 horas, el Getafe se verá las caras con el Valencia, el equipo que estuvo cerca de fichar a Bordalás y que aún hoy le tiene en mente. Una oportunidad para lograr un triunfo en casa que les aleje del descenso y sirva para enderezar un rumbo que, ahora hace un año, se torció para no volver a ser el mismo. Una victoria que ayudaría a disipar las dudas sobre la figura del técnico, sobre las que Bordalás prefiere no pronunciarse: «No entro a valorar si estamos cuestionados o no, trabajamos para mejorar en un momento difícil por los resultados últimos».


Latest News
Hashtags:   

crisis

 | 

Getafe

 | 

Bordalás

 | 

Sources