Sunday 11 April 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 1 month ago

Conmigo no cuenten

Mientras hombres y mujeres se afanan en los hospitales en salvar vidas y miles de pacientes luchan en las UCIs para preservar las suyas, algunos colectivos y asociaciones feministas ponen la vista en el calendario para tomar las calles el 8M y reivindicar los derechos irrenunciables de cada mujer: la igualdad, el trabajo. La vida. Con la hartura a cuestas de quienes llevamos un año semienclaus con la desesperación de trabajadores de hostelería y sectores derivados, del pequeño comercio y emprendedores, con el sudor de los autónomos castigados con más impuestos, con el dolor de 90.000 familias que han perdido a un ser querido sobre la mesa, convocar una manifestación en la calle, sea por el motivo que sea, sobrepasa la temeridad y roza la indecencia. Indecencia porque la OMS recomienda evitar esas concentraciones. Indecencia porque aquí, en esta tierra que piso, este oeste rayano que languidece sin remedio, descontamos los días que faltan para la Semana Santa sabiendo que nuestras procesiones, nuestra tradición, nuestro corazón, se quedará en casa. Aquí, donde el silencio es la norma y la penitencia ganarse el pan de cada día, donde no hay grandes industrias y los presupuestos que se manejan son muy pequeños, la Semana Santa es una resurrección que permite insuflar vida a miles de familias. El pueblo zamorano, mi pueblo, que la lleva en vena, sabe que no es posible y lo asume por amor al prójimo, que es el primer mandamiento. Los cofrades de Castilla y León, de toda España de norte a sur -esa otra España morada sin signo político, unida sólo en los brazos de la Cruz, a la derecha y a la izq unida en el color del Nazareno-, asume con resignación no salir a las calles en la Pasión, que es la gran manifestación de la primavera. La gran manifestación de la fe. Soy defiendo cada día nuestros derechos, el pan, la dignidad, el orgullo de serlo. He salido a la calle, he gritado, he lucido ese color morado de la mujer trabajadora que llevo tatuado en el corazón; denuncio y condeno el morado de las víctimas de la violencia machista, tengo la libertad por bandera. Y porque defiendo lo que somos, no saldré a la calle el 8M. Mi voz será silencio en la calle. Mi solidaridad, mi manera de protegernos a todas, quedarme en casa. Conmigo no cuenten.


Latest News
Hashtags:   

Conmigo

 | 

cuenten

 | 

Sources