Thursday 25 February 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 1 month ago

Tavares tranquiliza a los empleados de PSA Peugeot y FCA Fiat tras su fusión

Aunque ya arrancó el fin de semana, no fue hasta ayer, martes, cuando Stellantis, el grupo conjunto que será el cuarto mayor fabricante automovilístico del mundo, fruto de la fusión entre Fiat Chrysler y PSA Peugeot, echó a andar de forma oficial. Lo hizo con su inicio de cotización en la bolsa de Nueva York, donde se estrenó con subidas (superiores al 3% a media jornada), tras registrar también incrementos el lunes en su estreno en los parqués de Milán y París. En su primer discurso como CEO de la nueva compañía, el portugués Carlos Tavares quiso mandar un mensaje de tranquilidad a los cerca de 400.000 trabajadores del nuevo gigante, 14.000 de ellos en sus tres plantas españolas. «Stellantis es un escudo fantástico para evitar problemas sociales. Lo dramático hubiera sido una situación en la que no hubiéramos podido fusionarnos», aseguró. El directivo resaltó que la enorme escala de la nueva empresa -con una fabricación de unos 8 millones de vehículos al año- permitirá afrontar de forma más rentable y eficiente los ingentes costes derivados de la electrificación y la reducción de emisiones y las nuevas tecnologías, que encarecerán los vehículos entre un 20 y un 40% en los próximos años. «Sin una escala suficiente uno no puede brindar una infraestructura suficiente para la nueva movilidad limpia, segura y asequible», afirmó. Y reafirmó su compromiso de que la operación «no derivará en el cierre de ninguna planta». Sobre todo, porque «las fábricas de ambas familias vienen de situaciones muy difíciles, pero han conseguido logros y han crecido en resultados. Por ejemplo, Jeep y Citroën. Por lo que tenemos confianza en nuestra capacidad», puntualizó el CEO de Stellantis, quien reforzó su compromiso de «no cerrar ninguna planta como consecuencia de la fusión, ya que pensamos que las fábricas son un activo importante de la empresa». Stellantis, con un volumen de negocio de 167.000 millones de euros, ya tiene presencia en tres regiones (Europa -un 46% de negocio en Emea y Eurasia-, Norteamérica y Latinoamérica), y con potencial para explotar mercados como China, África, Oriente Medio, Oceanía e India. La compañía, que desarrolla su actividad industrial en más de 30 países, posee capacidad para cumplir y superar con eficiencia las expectativas de los clientes, y suministrar vehículos y servicios de incomparable calidad en más de 130 mercados. «Contamos con 14 marcas fuertes con un liderazgo importante, algo que nos da confianza para logros futuros. Tenemos marcas icónicas y una gran diversidad de modelos, desde turismos a comerciales y SUV», puntualizó Tavares. Es más, Stellantis arranca en una posición de fortaleza notable, con unos márgenes operativos robustos que reflejan su condición de líder en Norteamérica, Europa y Latinoamérica. La compañía espera aprovechar su tamaño y economía de escala como instrumento para invertir en soluciones innovadoras de movilidad para sus clientes, con un objetivo anual de sinergias que asciende a más de 5.000 millones de euros a ritmo estable. Dichas sinergias -el 80% se alcanzará antes de que termine el año 2024- se conseguirán con la implementación de estrategias inteligentes en el área de compras e inversión, la optimización del uso de las plataformas y los motores, la aplicación de una I+D avanzada y la búsqueda constante de la eficiencia en los procesos de fabricación y su maquinaria. Para Tavares, esta fusión significa mucho más, «es el comienzo de un nuevo viaje en el que tendremos que afrontar muchos retos, que estoy seguro esta fusión nos ayudará a superarlos. Tenemos que empezar esta empresa con los ojos bien abiertos, fijándonos sobre todo en las tendencias del mercado, y diferenciarnos y convertirnos en un líder de movilidad». Concretamente, «la idea no es solo crecer, sino crear un lugar de trabajo que atraiga a los mejores talentos, así como desarrollar los mejores productos y servicios, hacer cosas que otras empresas que, por su tamaño, no puedan hacer, usando el poder de la escala para hacer grandes cosas y aportar soluciones en la nueva movilidad, en la que queremos ser uno de los principales actores. Y es que si el trabajo está bien hecho, al fin y al cabo creceremos como empresa», subrayó el CEO de Stellantis. Los objetivos a largo plazo de Stellantis son claros: «dejar de emitir carbono y, ya no solo en tener algún modelo electrificado, sino en que estos sean asequibles, nuestro mayor reto». «Vemos que los vehículos eléctricos van a representar más de un 35% de las ventas en Europa, por eso nuestra ofensiva pasa por tener 39 modelos electrificados a finales de este año 2021 -ya son 29 los que se comercializan-, y que cada modelo que se lance de aquí a 2025, tenga una versión 100% eléctrica o electrificada», explicó Tavares.


Latest News
Hashtags:   

Tavares

 | 

tranquiliza

 | 

empleados

 | 

Peugeot

 | 

fusión

 | 

Sources