Monday 28 September 2020
Home      All news      Contact us      RSS      English
abc - 2 month ago

El mapa de los «sin techo» tras el confinamiento: la nueva normalidad los desplaza hacia la periferia

Hasta el estallido de la pandemia, cuatro de cada diez personas sin hogar sobrevivían en los soportales y plazas públicas del centro de Madrid. Sin embargo, el fin del estado de alarma ha dibujado una nueva realidad que los ha empujado hacia distritos más alejados de la Puerta del Sol como Arganzuela o Moncloa, o incluso hacia algunos donde su presencia era residual o inexistente como Usera o Carabanchel. Esta es una de las conclusiones que se extrae de un recuento elaborado por las ONG Solidarios para el Desarrollo y Acción en Red tras un estudio de campo realizado por 70 voluntarios durante varias jornadas en junio. Aunque el distrito de Centro aún concentra el mayor número de personas sin hogar, con un 28,6 por ciento del total, el porcentaje ha disminuido de forma significativa con respecto al último recuento municipal, que lo cifró en un 41 por ciento en diciembre de 2018. Por el contrario, el distrito de Arganzuela casi ha duplicado su presencia pasando del 8,6 por ciento al 13,6 por ciento entre ambos informes y el de Moncloa-Aravaca, que casi se triplica al aumentar del 4,4 por ciento en 2018 al 11 por ciento actual. A su vez, los responsables del informe también destacaron que distritos como Usera o Carabanchel, cuya presencia era casi nula en 2018, ahora presentan un claro incremento en comparación con el balance municipal. Así, se ha incrementado de un 0,2 por ciento a un 2,46 por ciento en el caso de Usera y de un 0,5 por ciento a un 3,3 por ciento en Carabanchel. Falta de agua y comida Según el criterio de los autores del estudio, hay dos cuestiones clave que han empujado a las personas que se encuentran en situación de calle a abandonar el centro y abordar otros barrios. Por un lado, las dificultades para acceder a una comida caliente. «Hubo un cierre total o parcial de los centros de día del Ayuntamiento y de los recursos municipales que no incluyen alojamiento. La red de comedores sociales en muchos casos, por temas de aforo, solo pudieron dar picnics o bocadillos y el cierre de aseos públicos y la clausura de las fuentes de agua empeoró mucho su situación», aseguró la coordinadora del proyecto contra la exclusión de Acción en Red, Ana Vázquez. «De estar mal han pasado a estar fatal. En las rutas de los voluntarios, que ofrecen galletas, té y café, ahora les pedían agua», añadió el responsable del Programa de Atención a Personas sin Hogar de Solidarios, Jesús Sandín. Por otro lado, apuntan a que los desalojos de espacios públicos como el que se produjo durante el estado de alarma en la Plaza Mayor han disuadido de volver allí al medio centenar de personas que se cobijaban en los soportales. Según Sandín y Vázquez, desde todos los recursos de alojamiento para personas sin hogar de Madrid se hizo un «enorme esfuerzo por responder de manera adecuada y suficiente a la nueva necesidad surgida». El Ayuntamiento de Madrid prorrogó la vigencia de la Campaña del Frío, abrió un pabellón para 150 personas en Ifema, dejó abierto el Polideportivo Marqués de Samarach y habilitó el hotel Las Tablas para personas con síntomas compatibles con la enfermedad. Sin embargo, muchas personas seguían en la calle y en algunas zonas, como el aeropuerto de Barajas o el entorno de la Plaza Mayor, había aumentado su número de manera considerable hasta que distintos operativos policiales los desalojaron y «se perdió su rastro». Según los testimonios recogidos por las ONG, les consta que la Policía les llegó a multar por estar por la calle durante el estado de alarma, a pesar de que no pueden hacer frente a esas sanciones. Sin embargo, fuentes del Área de Seguridad y Emergencias afirmaron a ABC que durante la pandemia los agentes trataron de trasladar a todas las personas sin hogar que veían por las calles hasta el dispositivo de Ifema. En el caso de la Plaza Mayor acudieron ante las denuncias de los comerciantes que aseguraban que estaban usando las mesas de sus terrazas para resguardarse y temían que allí se produjese un foco de contagio. La UID de Centro Sur, el Samur Social y la unidad de Delitos de Odio se personó en la zona para colaborar en su traslado, desinfección de la zona y comprobar que la actuación se realizaba correctamente. Durante la actuación, se produjo un conato de agresión por parte de una de las personas sin hogar y por ello fue propuesta para sanción. «No tenemos constancia de que se haya multado a nadie por el hecho de estar en la calle», aseguraron a su vez desde el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, que valoraron «de forma positiva el documento porque corrobora los datos del Ayuntamiento respecto a que no ha habido un aumento de personas en calle». Sobre el motivo de la dispersión, la alcaldesa en funciones, Begoña Villacís, señaló ayer que podría deberse a la ausencia de turistas. «El centro está más vacío, no hay turismo y ahora no es tan beneficioso estar en el centro y se han dispersado», valoró la edil, que recordó el esfuerzo del Ayuntamiento por atender todas sus demandas al ampliar por primera vez la campaña del frío al verano y crear los primeros proyectos de «housing first» para favorecer la reconstrucción de su vida.


Latest News
Hashtags:   

techo

 | 

confinamiento

 | 

nueva

 | 

normalidad

 | 

desplaza

 | 

hacia

 | 

periferia

 | 

Sources