Tuesday 23 April 2019
Home      All news      Contact us      English
Larazon - 28 days ago

Malta-España: cuando el césped era de paja

La primera experiencia de España contra Malta no fue tan sencilla como aquel 12-1 que clasificó a la Roja –aunque entonces nadie la llamara todavía así– para la Eurocopa del 84. El día de San Isidro de 1983 se enfrentaron por primera vez las dos selecciones.La información no era mucha, no había apenas vídeos de los rivales y Malta estaba demasiado lejos futbolísticamente como para prestarle atención. «Nos costó muchísimo», recuerda Poli Rincón. El delantero del Betis fue uno de los héroes del 12-1, marcó cuatro goles –igual que Santillana– y se convirtió para siempre en el custodio del balón con el que se jugó aquel histórico encuentro, pero en la ida entró en la segunda parte en sustitución de Marcos. El problema de aquel partido que se disputó en La Valetta, más que el rival, era el escenario. «Llegamos media hora antes al entrenamiento y los encontramos rellenando los agujeros del campo con paja y pintándolos con un espray verde para que no se notara», recuerda Rincón. «Imagina lo que era para nosotros, que estábamos acostumbrados al césped de aquí jugar en aquel patatal», dice. «El balón parecía que tenía vida propia».España marcó primero, un gol de Señor que no resuena en la memoria como el que marcó después en Sevilla. Pero Malta dio la vuelta al partido con dos goles de Busuttil. España llegó al minuto 60 perdiendo por 2-1 y con todas las condiciones en contra. Igualó Carrasco a la hora de partido y Gordillo, a falta de cinco minutos, marcó el 2-3 definitivo.El partido fue complicado para los internacionales españoles, lejos de las comodidades que vivían en casa. Se jugó de día porque en el estadio no había luz artificial y no se televisó en directo por problemas técnicos. Televisión Española, que era la única que existía entonces, lo retransmitió en diferido cuatro horas después del final. De aquel viaje, España se trajo los tres puntos y el apodo de «Farulla» que acompañó a Rafa Gordillo ya para siempre en su carrera como internacional.El mote viene de Farrugia, el apellido que compartían tres de los futbolistas de aquella selección. «No sé cuál era, pero uno se parecía mucho al Gordo , desgarbado y con las medias caídas», explica Rincón. Uno de los Farrugia, Raymond, sólo jugó el encuentro del 12-1 y es el actual seleccionador maltés. «Nosotros hablábamos de los hermanos Farrugia, pero creo que no tenían ningún parentesco», añade el ex delantero internacional.En aquella época la información era escasa. «Los malteses jugaban en su país o en Oceanía algunos y no sabíamos mucho de ellos», recuerda Rincón. Ahora, aparte del de Farrugia, hay otro nombre histórico que se repite en la alineación de Malta. Henry, el hijo de John Bonello, aquel que encajó los doce goles en Sevilla, es ahora el portero de su selección. A los 30 años, apenas ha disputado ocho encuentros entre los palos de Malta, pero su porcentaje de victorias es muy superior al de la mayoría de sus compatriotas. La victoria del pasado sábado ante las Islas Feroe, es la primera para Malta en competición oficial desde hace 13 años. Además, paró un penalti. En febrero de 2012 ya se estrenó con un triunfo ante Liechtenstein en un amistoso.«Me da pena lo que tuvo que pasar su padre. Dijo que si le metían 11 goles se retiraba. Se salvó porque fueron 12», recuerda Rincón. «Pero tiene que quedarse con que su padre entró en los anales de la historia y siempre estará ahí», añade. «Para Bonello [el padre] también tiene que ser un orgullo que su hijo sea ahora internacional». Su apellido da continuidad a la historia entre Malta y España que ya están conectadas para siempre.


Latest News
Hashtags:   

Malta

 | 

España

 | 

cuando

 | 

césped

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources