Monday 18 March 2019
Home      All news      Contact us      English
abc - 28 days ago

La voz de de Daesh sale a la luz: «No me arrepiento»

Mohammed Khalifa, de 35 años, tenía una vida convencional hasta hace seis años. Nacido en Jedda, Arabia Saudí, emigró a Canadá junto a sus padres. Se crió en Toronto, la mayor urbe del país, como cualquier hijo de inmigrantes: aprendió inglés a la perfección, estudió en la universidad, tenía un trabajo en una contratista de IBM… Dejó esta vida sin sobresaltos para convertirse en la voz de la propaganda más macabra de Daesh. Su voz narró varios vídeos de ejecuciones, como las del periodista estadounidense James Foley, al que los radicales islámicos cortaron la cabeza, y también la quema de un piloto jordano caído en territorio terrorista. «No me arrepiento», ha asegurado ahora Khalifa en una entrevista concedida a The New York Times. Fue capturado el mes pasado en Siria por una milicia kurda con apoyo estadounidense y es uno de los cientos de detenidos en custodia de las Fuerzas Democráticas de Siria, el grupo armado liderado por los kurdos. Khalifa se radicalizó en Canadá. Escuchaba los discursos del propagandista de Al Qaeda Anwar al-Awlaki por internet, que animaban a los jóvenes musulmanes de todo el mundo a unirse a la yihad. Se convenció cuando vio varios vídeos en YouTube de militantes de Daesh hablando perfecto inglés -como él- en el frente sirio. El terrorista voló a Oriente Medio en 2013, cruzó la frontera con Siria y se alistó en una de las milicias que acabarían integrándose en Daesh. Con la formación del califato en 2014, él ya trabajaba en los servicios de propaganda de los terroristas. En la entrevista, Khalifa asegura que no era más que un empleado del Ministerio de Medios de Daesh. Su voz, sin embargo, se convirtió en la más conocida de Daesh en el mundo occidental. Apareció, sin rostro, en decenas de vídeos. Uno de los más famosos fue «Llamas de guerra», un documento de 55 minutos, sofisticado, que mostraba la importancia que el recién fundado califato daba a la propaganda. Se publicó en septiembre de 2014 y fue, según los expertos, una de las piezas claves en el reclutamiento de voluntarios en países anglosajones como Australia, Reino Unido, EE.UU. o Canadá. Igual que él se enganchó a la lucha radical por YouTube, colaboró con su voz para el proselitismo de Daesh. El FBI trataba de descubrir desde hace cuatro años quién era el narrador de los vídeos terroristas. La identificación se produjo gracias a dos canadienses: el investigador Amarnath Amarasingam, que reconoció el acento canadiense, y el periodista Stewart Bell. Ambos dieron con otro compatriota militante en Daesh, Muhammed Ali, que apuntó a Khalifa como la voz de los vídeos. Tres expertos forenses consultados por el diario neoyorquino aseguraron que era altamente posible que la voz de los vídeos fuera de Khalifa, que reconoció la autoría en la entrevista y dio detalles de cómo se hacían los vídeos: los verdugos en las ejecuciones rotaban entre militantes de Daesh y los vídeos se editaban en una casa a las afueras de Raqqa, en un estudio profesional. La presión de los bombardeos estadounidenses les forzó a seguir editando vídeos en plena huida, de casa en casa. Según Khalifa, todavía queda un pequeño grupo de propagandistas a pesar de que Daesh está a punto de ser eliminado.


Latest News
Hashtags:   

Daesh

 | 

arrepiento

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources