Wednesday 20 February 2019
Home      All news      Contact us      English
abc - 9 days ago

La Xunta anclará en el empleo y el bienestar su primera ley demográfica

El Gobierno gallego iniciará este trimestre la tramitación de la primera ley de impulso demográfico de España. Un instrumento jurídico con el que combatir la inversión de la pirámide poblacional desde un punto de vista poliédrico:no se trata solo de fomentar los nacimientos, como es sabido, sino de garantizar las condiciones materiales y de bienestar para que éstos se produzcan. Ahí entran en juego el empleo, las políticas sociales o los cambios en los roles de género. Para diseñar las líneas maestras del texto, la Xunta tomará como referencia los aportes del Observatorio Galego de Dinamización Demográfica, un órgano asesor en el que además de las administraciones públicas, los expertos y la sociedad civil, están representados todos los grupos políticos y las fuerzas sindicales. En concreto, la Consellería de Política Social apunta a uno de los últimos trabajos elaborados por el Observatorio, aprobado por unanimidad de todos los agentes. Se trata de un documento de «líneas estratégicas» que recoge las conclusiones de los cinco grupos de trabajo creados para abordar los retos del declive. Así, el trabajo desarrollado por los equipos de Juventud, Apoyo a las Familias, Envejecimiento, Inmigración/Emigración y Medio Rural parte de la premisa de que el sistema demográfico, lejos de reducirse a una «mera cuestión de nacimientos», requiere atender a un «componente fundamental, como es el tiempo de vida». «Hablar de cambio demográfico exige darnos cuenta de que se trata de un cambio a gran escala en la supervivencia y reproducción humana, y que además se seguirá acentuándose en los próximos años», reza el documento, al que ha tenido acceso ABC. Un desafío, por cierto, que Galicia comparte con el resto de España y Europa. Diagnóstico y respuestas Fruto de ese análisis, el Observatorio plasmó en un análisis Dafo (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades) cada una de las vertientes del problema, y sus posibles respuestas. Por ejemplo, ante el diagnóstico de que se produce un «retraso» en la emancipación de los jóvenes, entre otras razones «por la dificultades de acceso al mercado laboral y a la vivienda en condiciones dignas», el órgano propone agilizar la transición entre formación y empleo, mejorar la calidad de los puestos de trabajo, impulsar el emprendimiento en las nuevas generaciones o actuar para abrirles las puertas a una vivienda. Otro ejemplo: ante la «excesiva responsabilidad» de la familia en el cuidado de menores y dependientes y el elevado protagonismo de las mujeres en dichas tareas —sobre todo en el rural—, se plantea incidir en los hogares, la educación o las empresas para superar los «estereotipos de género» y contribuir a visibilizar «el trabajo reproductivo en términos económicos y de sostenimiento de la vida». Las propuestas se extienden también a otros ámbitos, como reforzar las políticas para retornados, pulir la gestión de los fondos dedicados a la I+D+i o diversificar una economía rural huérfana de alternativas sólidas a la desagrarización. Sin embargo, no todo se reduce a actuar frente a las flaquezas. El Observatorio aboga por mantener las elevadas tasas de esperanza de vida, aprovechar la «resiliencia» de las cabeceras comarcales para convertirlas en «polos» económicos y de servicios, empoderar a los mayores desde sus roles dentro de la familia o seguir nutriendo de fondos los pilares del Estado de Bienestar (Sanidad, Educación, Dependencia). En el apartado de oportunidades, el Observatorio se hace eco de un creciente interés social y político por la demografía y de la existencia de un momento propicio, a rebufo de las demandas de igualdad, para trabajar «en nuevos modelos de masculinidad». Un análisis, en fin, que será tenido en cuenta en la nueva ley, cuyo proceso de tramitación arrancará en cuestión de semanas. Pomar se vuelca en romper el techo de cristal de las científicas Las plantillas de las universidades, incluso las de carreras científicas, están lideradas por mujeres. Sin embargo, a medida que se avanza hacia puestos de responsabilidad el dato se invierte en favor de los hombres. Detrás de este techo de cristal se agazapan, según la conselleira de Educación alertó ayer durante una visita al Centro de Investigación Molecular (CiMUS), circunstancias «tanto internas como externas de la propia mujer». «Sobre los 35 años las mujeres se plantean ser madre, por lo que es más difícil compatibilizar el tiempo que se dedica a los puestos de alto nivel y a lo que sería el rol familiar» reveló la titular de Educación, Carmen Pomar, para hacer un llamamiento social insistiendo en que «es preciso tener esa conciencia» y también «hacer todas las políticas posibles para la conciliación». Con el porcentaje de mujeres que acaparan puestos de liderazgo científico en la cabeza —apenas un 29 por ciento—, Pomar afirmó ayer que el departamento que lidera está trabajando en planes que fomenten que las mujeres implicadas en grupos de investigación no abandonen prematuramente su carrera llegada una edad por los problemas para conciliar vida laboral y familiar. El objetivo es «favorecer la continuidad de las carreras de investigación en Galicia», aseguró flanqueada por María José Alonso Fernández, miembro de la Academia Médica de Estados Unidos, que afirmó que «se está progresando en la línea correcta, aunque a un ritmo lento».

Related news

Latest News
Hashtags:   

Xunta

 | 

anclará

 | 

empleo

 | 

bienestar

 | 

primera

 | 

demográfica

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources