Tuesday 11 December 2018
Home      All news      Contact us      English
abc - 20 days ago

Aprenda Ejecutivés

Mi dilectísimo vecino de página Ignacio Camacho acaba de tirarme a un pozo, como «el clavel que me diste» de la sevillana antigua, mi gozo por haber roto a hablar en Tertulianés, aunque no gasto platós de televisión ni estudios de radio para dar saltos de uno a otro y llegar incluso algunas veces al don de la ubicuidad, mediante los «falsos directos» y las grabaciones. Yo estaba contentísimo porque desde el claro rincón de la provincia (endecasílabo) había medio logrado chamullar Tertulianés, y sabía ya construir perfectamente frases como «dicho lo cual, hasta donde yo sé, puedo poner negro sobre blanco que nos encontramos ante un tema de hondo calado y largo recorrido». ¿Cómo se les queda el cuerpo con mi perfecto dominio del Tertulianés? Pero me hace ver mi querido Ignacio que el Tertulianés e incluso el Poliquités, tan hablado ahora como lengua oficial de la campaña electoral andaluza, es poco para desenvolverse en el mundo que vivimos, y eso que yo había aprendido ya a decir incluso «empoderar» y «gobernanza». Si queremos estar a la última, hay que aprender Ejecutivés, el lenguaje de los que parten el bacalao en el mundo de las empresas... o son simples becarios con sueldos tan cortos como largas sus extenuantes jornadas. Algo de Ejecutivés sabía yo. Por ejemplo, que si iba al Banco de la esquina a abrir una cuenta corriente, no abría una cuenta, sino que la «aperturaba». Pero eso es Ejecutivés Arcaico, que está quizá esperando un Menéndez Pidal que estudie su evolución hasta llegar a las altas cotas de perfecta imbecilidad que ya ha logrado, llena de anglicismos cretinos. En Ejecutivés, por ejemplo, no se para en el trabajo para ir a un bar cercano a tomarse el cafelito de media mañana con su nutricia tostada. Eso, en Ejecutivés, es «hacer un «break» para el «cofee». Y si usted es secretaria de dirección y prepara la agenda de la reunión que mañana tiene su jefe con el «staff», lo que debe poner para las 11 no es «Pausa para desayunar», sino «Cofee break». En esa reunión, si es seria, se hablará necesariamente de los «inputs» y del «cash flow». Ah, y de las sinergias. Las sinergias son importantísimas, y que se lo pregunten, si no, al CEO, otra palabra mágica para estos ritos de iniciados. Si usted no conoce al CEO de la empresa con la que la suya va a hacer una sinergia, ni usted es ejecutivo ni usted es nada. ¿Ah, que no sabe usted qué es el CEO? Pero, hombre de Dios, ¿cómo puede usted ir por la vida sin saber qué es el CEO? Llame al de Recursos Humanos para que se lo explique, por favor, urgentemente, porque según el «timing» de nuestra empresa vamos a cerrar una «joint-venture» con ellos, para «poner en valor» el «profit», a ver si nos vamos enterando. Se trata, como puede usted comprobar, de ampliar el «networking», sin tener que recurrir a un mendicante «crowdfunding», vamos, a pasar un pañuelo, como decían nuestros bisabuelos. Ya sé que «visto lo visto», como se diría en Tertulianés Clásico, el Ejecutivés se le presenta como bastante difícil. Pero le ocurre a usted en este punto como al viejo anuncio de la tónica: es que lo ha probado poco. Yo lo estoy estudiando, echándole muchos codos sobre la mesa, por seguir el consejo de mi querido Camacho, y en poco tiempo he hecho grandes progresos, por lo que le animo a que no desespere y se aplique para ganar prestigio social con el dominio de esta nueva variante estúpida del español. De modo que en cuanto termine usted con el «cofee break» de la tostada con aceite, le recomiendo que se entreviste con su CEO para que le exponga cuanto se le ha ocurrido para mejorar el «cash flow» antes de esa «joint venture», mediante la «maximización de estándares». Pero antes no haga «spoiler» con nadie de su departamento, por favor. Ni se le ocurra. Con el «spoiler» no se juega. Guárdelo para su «feedback» con el CEO, ¿está claro?

Related news

Latest News
Hashtags:   

Aprenda

 | 

Ejecutivés

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources