Friday 14 December 2018
Home      All news      Contact us      English
abc - 25 days ago

Hervé Falciani: «El secreto bancario es necesario y no se acaba con él con una ley»

Hervé Falciani (Mónaco, 1972) permitió recuperar miles de millones procedentes de la evasión fiscal a las Haciendas de varios países, incluido España. Tras filtrar la «lista Falciani» se convirtió en un prófugo de la Justicia un delincuente ya condenado. Entonces, encontró en España su refugio. Nuestro país ha denegado en dos ocasiones su extradición a Suiza, la última ante la posibilidad de un «intercambio» por las huídas Anna Gabriel (CUP) y Marta Rovira (ERC). Se siente seguro en algún lugar de la costa levantina y, aunque su fama de filtrador le precede, ahora lo que se dedica a «vender» es su plataforma de debate y su criptomoneda... aunque a Falciani siempre le perseguirá la lista que lleva su nombre. ¿Cómo es su vida en España tras todos estos años? En España se han podido judicializar los conocimientos que yo pensaba compartir con varias administraciones. El único sitio para hacerlo sin intervención política ha sido aquí. ¿Se siente protegido en nuestro país a todos los niveles? Sí, porque estamos hablando de posicionamientos jurídicos, de qué queremos defender. Con un plazo corto para judicializar mi caso hemos conseguido defender esos intereses. Me siento más tranquilo y protegido porque ya, a través de mí, no pueden dañar los intereses jurídicos. ¿De qué manera ha colaborado usted con España? Es continuo, no se termina. Estamos en contacto con varias administraciones por una convergencia en los intereses que tenemos. La cultura española favorece los intercambios y la sociabilidad. Lo más importante es lo que difundimos. Gracias al trabajo de muchos, hoy mucha gente entiende lo que es un paraíso fiscal. La gente sabe que hay mecanismos de optimización fiscal y que los impuestos no se manejan siempre de manera leal. Hervé Falciani, durante la entrevista con ABC en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) - ROBER SOLSONA Tras la colaboración con España, se habló de un intercambio de «cromos» con Suiza. ¿Se sintió traicionado? Siempre busco evitar la polémica. El juego político es muy atrevido, peligroso y, tal vez, muy feo. Cuando me detuvieron sí que fue una decisión muy polémica pero, al final, no estuvo sujeta a la voluntad de nadie y se pudo proteger el concepto básico de no repetir dos veces un juicio. Se corta de un vez este ejercicio de chantaje, contra el cual podría servir como presión Interpol ya que la defensa de los denunciantes podría gestionarse a nivel global porque no soy yo solo víctima de tal práctica. Además, sin ser ingenuos, que se hayan intentado aprovechar de esto sería algo incomprensible. Esta vía es lo peor que se puede imaginar a nivel político. ¿Si tengo rencor? Nada, al revés; esto ha apoyado mis proyectos y mostrado la necesidad de fomentar leyes de protección para los colaboradores con la Justicia. Esto es útil para ver lo que falta, le ha dado un empujón mediático. ¿Qué propone para proteger a los filtradores? Si hablamos de un concepto general, internacional y universal, no acabaremos en ese es el fallo de la OCDE, por ejemplo, con el intercambio de información financiera. Se puede escoger un punto de fuerza, como España, para crear una plataforma de defensa de los denunciantes. Abogo por ubicar el asunto ya que no hablamos de una entidad celeste. España, por su aparato jurídico, ofrece una protección única que no se encuentra en otros países europeos. ¿Hay razones para temer a la banca y estado suizos? Los denunciantes que han elegido EE.UU. nunca han sido expuestos a Suiza. Eso es lo que debemos tener en cuenta, cómo se gestiona. No tenemos que temer a Suiza, tenemos que mirar qué funciona en otros sitios para replicarlo. El presidente francés, Emmanuel Macron, aboga por un ejército europeo y eso se refiere a autonomía, fuerza, lo que impide que pequeños países hagan lo que les da la gana en Europa. ¿Suiza hace lo que le da la gana? Es lo que pasa, es normal que lo haga. Es aceptable en el ámbito de su capacidad jurídica. Y eso es lo que tenemos que mejorar. Vemos países que saben proteger sus intereses, como EE.UU., ya que Suiza no va a perseguirles allí porque lo tienen bien montado. «España sabe gestionar mejor sus problemas específicos sin depender de Europa» «¿Consolidar cuentas en Irlanda? Si vemos que algunos países funcionan mejor que nosotros y que consiguen más, tenemos que saber en qué se basa ese éxito. Es como un partido de fútbol, una competición» Que Suiza, por ejemplo, haya puesto fin al secreto bancario, ¿es una victoria para el país? No tiene sentido hablar de ello. Entre cantones no intercambian información dentro de Suiza. Es un ejemplo de cómo pueden saltarse los acuerdos. Es un tema apasionante pero estamos muy lejos de entenderlo bien. El secreto bancario es múltiple y necesario en muchos casos y no se acaba con él con una ley. ¿Qué intereses confluyen para que solo haya cinco países en la lista negra de paraísos fiscales de la UE? La pregunta no tiene relevancia. El porqué del fracaso de este modo de actuar lo podemos exponer mejor en un debate sobre qué perseguimos: la intermediación [entendida como gestores y/o testaferros]. Es muy difícil definir un paraíso fiscal. Lo que se necesita es un debate sobre la intermediación y no una lista. ¿Qué cree que deberían hacer la UE y la OCDE en materia de paraísos fiscales? No buscar un acuerdo universal ni internacional, sino establecer de modo efectivo cuáles son los riesgos e intereses nacionales, con herramientas de trazabilidad. ¿Por qué hablamos de evasión, corrupción, fraude...? Son problemáticas identificadas, pero no se resuelven con gritos sino con mecanismos. No se trata de decir que «vamos a matar a todos los banqueros». De esta manera, ¿para usted no tiene sentido el acuerdo de intercambio de información financiera de la OCDE? No, es necesario y útil. Los organismos internacionales tienen relevancia pero también límites. No son malos por no acabar con el problema sino que la innovación impone desafíos; organizar cómo reaccionar significa tal vez descentralizar la toma de decisiones. Y no todos los países están expuestos del mismo modo a la evasión fiscal. Algunas cosas están bien a nivel global y otras necesitan ciertas especificidades. España sabe gestionar mejor sus problemas específicos sin depender de Europa. Hervé Falciani, durante la entrevista con ABC en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) - ROBER SOLSONA ¿Hay que aumentar la vigilancia sobre los actores del sector financiero? Debemos agilizar cómo se gestiona la información que se intercambia. No hablamos de poner más capas de control, que sería contraproducente, igual que una lista. Estamos en una dinámica en la que podemos agilizar nuestra actividad económica y hay que utilizar unos mecanismos que, en lugar de poner más trabajo a las empresas, se lo faciliten, pero quitando debilidades que aprovechan algunos malos actores. Se trata de entender que no hay que poner más capas sino más «vacunas» y ser «inmunes». Países como Irlanda, Holanda y Luxemburgo están en la diana por una política fiscal tachada, por algunos actores, de desleal hacia el resto de la UE. ¿Hacia dónde tendría que avanzar la política fiscal comunitaria? No es cierto que no sea leal. Hoy tenemos un 40% de banca en la sombra cuando hace 10 años era del 8%. Hemos multiplicado por cinco el tamaño de la actividad de la banca en la sombra porque muchos han optado por la vía de la regulación. La pregunta es cuál es el impacto social: no solo ver si está bien a nivel ético, si no si de verdad es sostenible. Entonces, ¿no debemos preocuparnos por ello? No. Tenemos que preocuparnos por conocer el impacto que pueden tener las decisiones locales. Si vemos que algunos países funcionan mejor que nosotros y que consiguen más, tenemos que saber en qué se basa este éxito. Es como un partido de fútbol, una competición. ¿Diría que es un éxito consolidar en Irlanda los beneficios obtenidos en España? Si tienes dos equipos de fútbol que marcan más goles, hay que ver por qué lo hacen. No tiene que ver con la política fiscal sino con algunos mecanismos de trazabilidad, de protección jurídica, que favorecen el conocimiento de alguna industria financiera. Mejorar la fortaleza financiera no son solo herramientas fiscales. No podemos reducir el debate a que son buenos porque no pagan impuestos, no tiene sentido.

Related news

Latest News
Hashtags:   

Hervé

 | 

Falciani

 | 

secreto

 | 

bancario

 | 

necesario

 | 

acaba

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources