Wednesday 19 December 2018
Home      All news      Contact us      English
abc - 30 days ago

Fiscalidad europea: 4 años de acción de la Comisión y nuevas fronteras

Durante mucho tiempo hemos tomado por soñadores a aquellos que se han atrevido a hablar de una fiscalidad europea. Dado que la fiscalidad es una de las pocas políticas de la UE en la que todas las decisiones deben ser acordadas por unanimidad, las propuestas en este ámbito suelen acumularse encima de la mesa de negociación de los ministros de Finanzas de los Estados miembros. Por este motivo, a principios del año que viene propondré que las propuestas en materia de fiscalidad pasen a ser aprobadas por mayoría cualificada tal como anunció el presidente Jean-Claude Juncker en su discurso sobre el Estado de la Unión el pasado mes de septiembre. Sin embargo, pese a las limitaciones de la unanimidad, Europa ha hecho más en materia de transparencia fiscal en 4 años que en los últimos 20. Y esto ha sido por los sucesivos escándalos fiscales que han marcado mi mandato como el «Bahamas Leaks», los «Panama Papers» o los «Paradise Papers». Cada una de estas revelaciones ha sido un golpe a la conciencia pública pero han permitido que la Comisión pueda ejercer presión sobre los Estados miembros en materia de transparencia fiscal. Del mismo modo, estas revelaciones han hecho comprender que el inmovilismo y el statu quo ya no son opciones válidas. La propuesta más emblemática es, sin duda, la que pretende hacer más transparentes los regímenes de planificación fiscal que los intermediarios como bancos, gabinetes de abogados o asesorías venden a sus clientes. Esta Directiva les obliga a que a partir de 2020 dichos intermediarios transmitan sus regímenes de planificación fiscal a las administraciones nacionales. También hemos generalizado el intercambio de información en Europa, ya que cuando hablamos de fraude fiscal la información es el quid de la cuestión. Por este motivo trabajo desde 2014 para cambiar las reglas de juego a nivel europeo. El intercambio de información fiscal entre administraciones ha pasado de ser voluntario a ser obligatorio y automático. Actualmente, cada Estado miembro debe enviar a todos los demás la información necesaria sobre las cuentas, los acuerdos fiscales entre Estado y empresas y sobre los impuestos que las multinacionales pagan en cada país. Esta cooperación implica el intercambio de información, pero también requiere más «fair play» fiscal entre los Estados miembros. La utilización de la fiscalidad como un modo de atracción no es un hecho que suceda solo en las islas del Caribe. Todos sabemos que hay países de la Unión Europea que defienden un marco fiscal europeo en el cual la competencia es una herramienta al servicio de su competitividad. También sabemos que estos sistemas fiscales especialmente ventajosos son explotados por los contribuyentes o las empresas que aplican estrategias de planificación fiscal agresiva para evitar pagar la parte de impuestos que les corresponde. La competencia fiscal es un d la competencia fiscal desleal que perjudica los intereses de sus socios, no. Por supuesto, he llevado mi lucha por la transparencia fiscal más allá de las fronteras de la Unión Europea. En diciembre de 2017, los 28 ministros de Finanzas adoptaron por primera vez una lista negra de paraísos fiscales en todo el mundo. Unos meses más tarde casi todos estos países han adquirido compromisos específicos para salir de la lista negra. En resumen, en solo 4 años hemos iniciado dos revoluciones: la de la transparencia y la de la cooperación entre los Estados miembros y de la UE con países terceros. Es difícil afirmar que con estas nuevas normas se hubiesen evitado todos los escándalos fiscales, pero creo que hubiera sido mucho más difícil que se produjeran. Europa ha asumido el liderazgo mundial en materia de buena gobernanza fiscal. Durante este mandato la voz europea ha empezado a hacerse escuchar: la Unión Europea fue la primera en adoptar las medidas acordadas en la OCDE, plasmarlas en la Directiva sobre elusión fiscal y comenzar un proceso de diálogo sin precedentes con terceros países para difundir buenas prácticas de gobernanza fiscal. Pero tenemos que ir más lejos: quiero que Europa se convierta en la representante de una fiscalidad justa y moderna en el mundo. Si nosotros mismos actuamos de manera impecable estoy seguro de que seremos capaces de exportar nuestro modelo y, sobre todo, de presionar a los terceros países que basan su modelo económico únicamente en el atractivo fiscal. Pierre Moscovici es comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas

Related news

Latest News
Hashtags:   

Fiscalidad

 | 

europea

 | 

acción

 | 

Comisión

 | 

nuevas

 | 

fronteras

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources