Saturday 15 December 2018
Home      All news      Contact us      English
abc - 28 days ago

«Definiría a Gorbachov como un héroe trágico»

William Taubman (Nueva York, 1940) presenta en España su biografía sobre Gorbachov (Editorial Debate). Como politicólogo experto en «asuntos soviéticos», este ensayo cierra el círculo de sus investigaciones. Antes de Gorbachov, usted escribió la biografía de Krushchev. ¿Una investigación llevó inevitablemente a la otra? En cierta manera, hay una relación muy directa. Krushchev era un reformador que intentó cambiar menos el país, y luego se retiró y fue destituido. Y Gorbachov, 20 años después, recogió el testigo, actualiza las reformas y las lleva más lejos. Gorbachov también es un producto de la época de Krushchev. Estaba en la universidad cuando Krushchev estaba en el poder. Forman parte de la misma generación. Los rusos a veces llaman a esas personas «los hijos del XX Congreso del Partido», los hijos del congreso en el que Krushchev denuncia a Stalin. La idea que tenemos en Occidente es que Krushchev era un personaje más duro, más afín al régimen... Krushchev era estalinista y anti-estalinista al mismo tiempo. Gorbachov era totalmente anti-estalinista. Gorbachov fue mucho más radical, porque al final no intentó reformar el sistema, sino transformarlo. ¿Qué piensa Gorbachov de Putin y de la Rusia actual? Al principio le gustó que Putin sustituyese a Yeltsin, porque odiaba a Yeltsin y porque a finales de la década de 1990, Rusia estaba sumida en una especie de caos. Consideraba que Putin era un líder más serio, más estable y más sensato que establecería un cierto grado de autoritarismo, un poco, lo suficiente. Pero luego resultó que Putin estableció mucho más autoritarismo y Gorbachov se volvió bastante crítico. En un momento dado, dijo que el partido político de Putin, que se llama Rusia Unida, le recordaba al Partido Comunista de Breznev. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido en la investigación sobre la personalidad de Gorbachov? Una de las grandes preguntas que me planteé era «hasta dónde esperaba llegar Gorbachov cuando empezó». ¿Siempre tuvo en mente la transformación o llegó paulatinamente a esa conclusión? Parece paradójico, pero la respuesta es que ambas cosas. Cuando analizas toda su vida, ves que se volvió muy crítico al principio, en su infancia. Sus dos abuelos fueron enviados al gulag. Cuando fue a la Universidad de Moscú, no se estaba convirtiendo en un disidente, pero sí al menos en un escéptico. Se casó con una mujer que era más radical que él. Su mejor amigo en la universidad era un estudiante checo que se convirtió en el principal ideólogo de la Primavera de Praga de 1968. Posteriormente, en 1985, Gorbachov ya quería llegar muy lejos. Creo que su sueño era llevar a cabo una Primavera de Praga en la Unión Soviética. Quería crear un comunismo con un rostro humano, pero al principio, en 1985, iba despacio. Empezó con reformas moderadas, y creo que solo cuando llegó a la conclusión de que el Partido Comunista bloquearía las reformas decidió acelerar el proceso y empezar la transformación y la democratización rápidamente en 1989. Esperaba cambiarlo todo, y eso era probablemente imposible. Su proyecto estaba condenado. ¿Estaba condenado porque ese sistema era inamovible o porque quería ir demasiado deprisa? Rusia era un país hostil a sus reformas, sin tradición democrática, e intentó democratizarlo en pocos años. Era imposible. Y, sin embargo, también es un país comunista en el que la tradición era que podían cambiar el mundo. El comunismo hizo que, irónicamente, esta transformación pareciese posible, pero, al mismo tiempo, contribuyó a que fuese imposible. «Sus dos abuelos fueron enviados al gulag. Su sueño era llevar a cabo una Primavera de Praga en la URSS» ¿Cómo se vieron desde dentro sus relaciones con Reagan y Bush, enemigos por excelencia? Sus acuerdos con Reagan y Bush fueron muy populares en Occidente. Pero después, cuando el sistema empezó a hundirse, algunos de sus enemigos dijeron que era un traidor y que siempre había trabajado para Occidente para provocar el hundimiento. ¿Podríamos decir que la clase política de aquella época formaba parte de un élite que hoy parece imposible? Reagan, Thatcher, Mitterrand, Khol, González. Resultaron ser buenos socios para Gorbachov porque compartían su forma de pensar en gran medida y tenían autoridad en su país para ponerse de acuerdo con él y poder arrastrar a sus países. ¿Cuál fue su verdadero papel en la reunificación de Alemania? Todos los líderes occidentales esperaban que Gorbachov se resistiera a la reunificación de Alemania y a su pertenencia a la OTAN. Pero lo aceptó, y les sorprendió y les chocó. En cierta manera, creo que debería haber negociado con más dureza porque se creó enemigos en su país. Por qué no luchó con más empeño sigue siendo un misterio que intento resolver. Los líderes occidentales estaban preparados para hacer concesiones, pero no tuvieron que hacerlas. ¿Y por qué piensa que no fue más duro? Su principal asesor de asuntos exteriores, Anatoly Cherniaev, me dijo que Gorbachov solo pasaba un 5 por 100 de su tiempo ocupándose de los asuntos exteriores. Estaba ocupado con la política interior. Otra razón es que en ese momento se había convertido en un occidental, en socialdemócrata. Creo que realmente creía que la Alemania reunificada y la Unión Soviética podían ser socios en el futuro. Juntos podrían convertirse, con Francia, EE.UU. y Gran Bretaña, en aliados en el nuevo orden mundial. «Ahora lleva una vida cómoda. Tiene cocineros, chóferes, cocineros... pero está solo y su salud empeora» ¿Chocó contra un nacionalismo interno? Al principio, Yeltsin era tan pro-occidental como Gorbachov, pero con el tiempo, debido a las dificultades en Rusia, y quizás al comportamiento de Occidente, los rusos se volvieron más anti-occidentales. ¿Acaso Putin no necesita la imagen de un Occidente hostil para justificar su autoritarismo interno? ¿Tuvo contacto directo con Gorbachov para el libro? Le informé de que iba a escribirlo y le pedí su cooperación. Su cooperación ha sido amplia según los criterios soviéticos. Realizamos ocho entrevistas, y me ayudó presentándome a personas. Mi hermano es escritor y periodista y está terminando una biografía de George Schultz, el ex secretario de Estado. Schultz le ha dado todo. Gorbachov, no; mantenía las distancias. ¿La opinión de Gorbachov una vez está hecho el libro? No sabe leer inglés. Cuando empecé a trabajar en mi libro, le mandé una versión en ruso de mi biografía de Krushchev. Cuando la leyó, me dijo: «Buen trabajo, concienzudo». Eso es típico de él, no le gustan los grandes elogios. ¿Piensa que Gorbachov está valorado injustamente, olvidado? Hay que distinguir entre Rusia y Occidente. En Rusia no lo aprecian. En Occidente sigue siendo muy admirado. En el libro le llamo «héroe», pero es un héroe trágico. Trágico en dos sentidos: se enfrentó a unas fuerzas inamovibles, pero también sus propios errores contribuyeron a su perdición. ¿Cómo vive ahora? Lleva una vida cómoda. No he estado en su casa, pero supongo que es una gran villa. Tiene cocineros, chóferes, guardaespaldas... pero está solo. Su mujer murió, su hija pasa mucho tiempo en el extranjero, su fundación ha reducido su actividad y su salud empeora. Tiene 87 años. ¿Espera que se recupere su legado? Dependerá de si Rusia evoluciona en una dirección más democrática. Pero si no lo hace, es posible que se mantenga la opinión actual de que Gorbachov fue un ingenuo, de que pensó que podía mejorar el país, pero en lugar de ello hizo que se hundiese. William Taubman ganó el Premio Pulitzer en 2004 por su trabajo sobre Nikita Krushchev - ERNESTO AGUDO GORBACHOV: VIDA Y ÉPOCA. William Taubman. Debate, 2018. 832 páginas. 28,40 euros. E-book: 15,19 euros.

Related news

Latest News
Hashtags:   

Definiría

 | 

Gorbachov

 | 

héroe

 | 

trágico

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources