Sunday 16 December 2018
Home      All news      Contact us      English
abc - 1 month ago

El falso mito de la violencia de los neandertales

Los crímenes y los accidentes que cuentan las noticias son historias individuales, pero también nos dicen mucho sobre las sociedades en las que suceden. Si son comunidades marcadas por la violencia o, en cambio, entornos pacíficos en los que la vida parece transcurrir sin grandes contratiempos. Lo mismo se puede decir de los grupos formados por nuestros ancestros en la Prehistoria. Aunque es difícil reconstruir el pasado, nadie que viviera en el Paleolítico pudo tener una vida fácil, enfrentándose a una naturaleza salvaje plagada de peligros armado tan solo con piedras o puntas de sílex, amén de los conflictos y la barbarie más o menos intensa que se produjera entre los individuos. Hasta ahora, se creía que los neandertales, la otra especie humana inteligente que durante cientos de miles de años habitó Eurasia, tuvieron una existencia especialmente dura y peligrosa. Esta interpretación se sustenta en las numerosas fracturas, deformaciones y agujeros hallados en sus fósiles, especialmente en la cabeza y el cuello. Sin embargo, un nuevo estudio desmiente el viejo mito. Los investigadores de la Universidad de Tubinga (Alemania) han examinado el número de lesiones craneales que sufrieron los neandertales y los Homo sapiens, la especie a la que todos pertenecemos, y han llegado a la conclusión de que fueron muy parecidos. Según los autores, parece que los niveles de muertes violentas, enfrentamientos y brutalidad entre estos homínidos no superaban a los nuestros en el pasado. Que las lesiones se concentraran con mayor frecuencia en la cabeza de los neandertales puede ser el resultado de varias causas posibles: un comportamiento social violento, un estilo de vida móvil de cazadores-recolectores en entornos de la Edad de Hielo donde los accidentes serían bastante comunes, y los ataques de carnívoros como los osos de las cavernas o las hienas. Además, los neandertales utilizaban armas de corto alcance, como puñales o lanzas de empuje, y, por lo tanto, se enfrentaban de cerca a grandes presas durante la caza. Los altos niveles de esas lesiones craneales se han utilizado para inferir no solo estilos de vida peligrosos, sino también comportamientos violentos y técnicas de caza inferiores. Sin embargo, los investigadores de Tübingen señalan que esas conclusiones se basaban principalmente en informes de lesiones en esqueletos específicos, en lugar de análisis estadísticos de toda la población. En su nuevo estudio, los autores aplicaron un análisis cuantitativo del trauma craneal en toda la población de neandertales y humanos modernos del Paleolítico Superior de Eurasia Occidental (hace entre 80.000 y 20.000 años). Para ello, utilizaron una base de datos recién compilada de varios cientos de especímenes fósiles (114 cráneos neandertales y 90 sapiens), con y sin lesiones, y modelos estadísticos rigurosos que explican el sexo, la edad de la muerte, la geografía y el estado de conservación de los huesos. Ninguno de sus modelos reveló diferencias significativas en la prevalencia de las lesiones entre los dos grupos. «Nuestros hallazgos refutan la hipótesis de que los neandertales eran más propensos a las lesiones en la cabeza que los humanos modernos, en contra de la percepción común», explica la profesora Katerina Harvati, responsable del estudio. «Por lo tanto, creemos que los comportamientos neandertales comúnmente citados que conducen a altos niveles de lesiones, como la violencia y las capacidades de caza inferiores, deben ser reconsiderados», subraya. Más lesiones entre los varones Los investigadores también descubrieron que, tanto en los neandertales como en los sapiens, los varones sufrían lesiones con más frecuencia que las mujeres. El hallazgo, explican en la revista «Nature», es consistente con las observaciones en grupos humanos más recientes, explicado por la división del trabajo o por otras conductas y actividades específicas de cada sexo determinadas culturalmente. Pero los investigadores también encontraron diferencias interesantes entre las dos especies: Mientras entre los sapiens la prevalencia de lesiones craneales es consistente en todos los grupos de edad, entre los jóvenes neandertales es notablemente más alta. Esto podría significar que los neandertales tenían más probabilidades de lesionarse a una edad más joven que los humanos modernos del Paleolítico superior. Alternativamente, podría estar relacionado con diferencias en la supervivencia a largo plazo después de una lesión no letal. Curiosamente, los neandertales con una lesión en el cráneo tenían más probabilidades de morir antes de los 30 años que los sapiens. Esta intrigante cuestión quizás podría ayudar a explicar por qué esta especie desapareció hace 40.000 años mientras nosotros prosperamos. Aunque este patrón relacionado con la edad es un hallazgo novedoso, «en general, nuestros resultados sugieren que los estilos de vida neandertales no eran más peligrosos que los de nuestros antepasados, los primeros europeos modernos», subraya Havarti. Y una vez más viene a redundar en la idea de que tampoco eran los seres toscos y bestiales que se creía. Como explica en un artículo que acompaña al estudio en «Nature» Marta Mirazón Lahr, del departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge en Gran Bretaña, desvelar el misterio de estas fracturas y laceraciones en los neandertales continuará siendo un reto durante muchos años, pero su resolución permitirá responder a una gran variedad de cuestiones, desde si fueron provocadas por accidentes de caza, conflictos interpersonales o entre grupos o en qué medida los que sobrevivían eran cuidados por los más cercanos. Todo esto nos ayudará a entender quiénes eran estos humanos, cómo vivían y por qué se fueron para siempre.

Related news

Latest News
Hashtags:   

falso

 | 

violencia

 | 

neandertales

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources