Friday 14 December 2018
Home      All news      Contact us      English
abc - 1 month ago

Lo que los superhéroes de Stan Lee pueden enseñar a tu hijo sobre usos de la tecnología

«Todos necesitamos un ídolo, y a veces hay que buscarlo en la ficción». Son palabras de Stan Lee, leyenda e impulsor de la Edad de Plata del cómic, quien murió este lunes a la edad de 95 años. Un conocido escritor y visionario de mundos alternativos. El cerebro del universo de Marvel fue parte implicada en el nacimiento de personajes como Spiderman, Hulk, Pantera Negra o Daredevil. En colaboración con dibujantes y guionistas, el editor estadounidense logró parir un elenco de personajes que han acompañado a varias generaciones. Y muchos de ellos pueden servir de ejemplo para buenas prácticas también en internet, donde existe un gran miedo en muchos padres hacia los posibles abusos de las tecnologías actuales o redes sociales en donde tienen presencia sus hijos. «Un gran poder implica una gran responsabilidad». Esta cacareada frase que se asocia a menudo a la historia de Spiderman puede ser aplicada a las redes sociales. Hablar más de la cuenta, decir burradas o insultar no es el camino a seguir. Nos hacen sentir dueños de nuestro destino, pero no es así. Aunque los servicios de internet la garantizan, la privacidad no es tal. Hay que pensar en que lo que dice siempre queda plasmado en internet. Si dices cualquier tontería o muestras tu cara menos amable tal vez eso condene tu futuro de algún modo. Por esta razón, los padres deberíamos inculcar a nuestros hijos en que no existe diferencias entre lo virtual y lo ambos son lo mismo. Lo que consideras correcto en la vida real se debería trasladar al mundo de las redes sociales. Es cierto que conceptos como la privacidad o la intimidad son difíciles de entender en edades tempranas. Pero no está demás recordarle a tus hijos que sus fotografías personales, sus números de teléfono o información personal puede ser perfectamente accesible para un tercero. Es importante, pues, no facilitar datos personales, ni enviar fotos o establecer relaciones con personas desconocidas. Técnicas de «phishing» o suplantación de identidad son muy habituales. Pero tampoco prohibir es la solución; lo más importante es aprender juntos, comunicarse con tu hijo, y más si se trata de familias en las que se aprecia mucho la brecha generacional. Identificar situaciones de riesgo a tiempo es fundamental. «Son las decisiones las que nos hacen ser, quienes somos, y siempre podemos optar por hacer lo correcto». Peter Parker, el alter ego de Spiderman, representa un superhéroe de barrio. Un ser poderoso pero cercano. Con sus problemas diarios y mundanos, como se plasman en muchas viñetas a lo largo de su dilatada historia. Esta frase se puede aplicar a los hábitos y comportamientos en redes sociales, pero también para hablar y prevenir del «ciberbulling», otro de los posibles riesgos. Lo que no te gusta para ti no lo quieras para los demás, podría interpretarse. Y es porque acosar a compañeros más débiles, insultarlos, acosarlos o reírse de ellos debería erradicarse. Es cierto que, sobre todo en edades muy tempranas, el sentimiento de pertenencia y la búsqueda de un grupo en que encajar invita a actuar de varias formas que pueden perjudicar. Normalmente se suele poner el foco en la víctima, en el acosado. Pero es importante detectar a tiempo al abusón y a los niños que acosan. Muchas personas se creen graciosas, pero, en efecto, mandar mensajes anónimos a través de WhatsApp o redes sociales para hacer mofa o amenazarles no es lo correcto. En las plataformas sociales ocurre, además, que pensamos que como nadie nos va a leer o hacer nada podemos insultar alegremente sin pensar en que mundos virtuales como Twitter o Facebook es una extensión de la vida real. Así que, oye, por qué no decirles a tus hijos que los comentarios que escriban a otras personas deban ser respetuosos. Tal vez ganaríamos algo como sociedad. «La vida sería terriblemente aburrida si nunca pasar algo extraño. Los raros son los que cambian el mundo». Doctor Extraño puede ser un personaje secundario, sin tanta aceptación social como Thor, Iron Man o Spiderman. Pero es, sin duda, otro ejemplo interesante que puede contribuir a explicarles a tus hijos algunas situaciones. Es posible que a veces los niños tengan baja autoestima, producto de la inseguridad o que se sienten aislados por algún que no termina por encajar. Esos comportamientos se observan detenidamente en la adolescencia, el periodo más fuerte del cambio en la forma de ser de cada uno. Es un momento delicado que puede conllevar a frustraciones futuras o arrastrar problemas psicológicos a lo largo de su vida. Y a veces, gustos o aficiones no están muy extendidas entre los compañeros de clase. Lo que parece estar de moda hay que seguirlo a rajatabla si no el niño puede acabar siendo el hazmerreír o el apartado del patio. Y ocurre muchas veces, de manera silenciosa. Aquí los padres tienen una oportunidad es posible animarles a que cada cual tenga su propia personalidad, que mantenga sus principios y no se deje arrastrar por los demás. Tampoco en redes sociales o el uso de ciertos dispositivos electrónicos. «Un rey sabio nunca busca la guerra, pero debe estar preparado». También Thor, el fornido hijo de Odín que Marvel se encargó de trasladar sobre la mitología nórdica puede ser, más allá de lo que se encarga el cine de representar (violencia, masculinidad), otro ejemplo para explicarles algunos asuntos importantes. Aunque existen herramientas de privacidad y control de los aunque existen medidas de comporta nunca hay que confiar demasiado en lo que pueda ocurrir en internet. Aquí también hay leyes, y hay que enseñárselas a tus hijos. «Puedes hacer algo bueno por los demás, tienes la obligación de hacerlo». Retomando la figura de Spiderman, a veces da la sensación que la sociedad ha perdido una pequeña porción de humanidad. ¿Nos hemos vuelto fríos? ¿Las redes sociales deshumanizan? Sin entrar tanto en conceptos de antropología o psicología, lo cierto es que este tipo de servicios nacieron en parte como vehículos para compartir y conectar. Aunque se han perturbado, siguen siendo canales de información en donde se establecen relaciones personales. El vínculo, a veces, es muy fuerte. Si alguno de tus seguidores pide ayuda (por cualquier motivo) puedes presentársela si está a tu alcance. Gestionar bien la configuración de privacidad de sus perfiles también es fundamental, y no siempre lo hacemos. «No hagas nada que yo no haría, pero sobre todo no hagas nada que yo haría; hay un espacio, un vacío gris en medio de todo eso, quédate ahí». Es cierto que Tony Stark, el personaje de ficción que encarna realmente a Iron Man, puede ser de todo menos un buen ejemplo. Demagógico, arrogante, impertinente. Y por esta razón aparece su nombre en estas cuestiones. Los niños aprenden a través de la imitación. A veces los padres estamos demasiado obsesionados con los posibles abusos de móviles y dispositivos electrónicos y, en lugar de ayudarles, comunicarnos con ellos, establecer límites de uso, somos nosotros mismos los que nos pasamos pegados al móvil sin conversar con ellos. Ellos hacen, en muchas ocasiones, lo que ven en casa. Es curioso porque de todas las fobias generadas por el uso indebido del móvil existe una que destaca por encima de las demás; tiene nombre, nomofobia. Consiste en el miedo a no poder consultar el «smartphone» en todo momento. Tal vez es cuestión primero, de mirarse el ombligo de vez en cuando y dar de verdad buen ejemplo. Es importante colocar límites en los usos prolongados, animarles a probar otras cosas. «En momentos de crisis los sabios construyen puentes mientras los necios construyen muros». De Pantera Negra son estas palabras que pueden venir a colación de las llamadas «fake news», de los usos de las tecnologías. No toda la información que hay en internet es fiable. Hay que enseñarles a ser críticos. A consultar buenas fuentes. A estar informado. Ser padre es difícil, posiblemente la tarea más difícil del mundo. Hay que enseñarles a los chavales de qué va la cosa, pero nunca intentando cerrar los ojos o no ver más allá. Esa frase célebre de «ojos que no ven corazón que no sienten» no es aplicable aquí. Lo importante, de nuevo, es trasladar a los niños el mensaje que sus padres están ahí para ayudarles, para comunicarse con ellos, para dialogar y aconsejar. Si no, posiblemente ellos crezcan pensando, por ejemplo, que las imágenes pornográficas que aparecen por ahí forma parte de su aprendizaje de la vida sexual. Hablar más es capital. 8.- Muchos de ellos estudiosos: Y si no, siempre se puede recurrir a decirles que los superhéroes también tienen momentos de ocio distinto y han llegado a ser lo que porque han estudiado mucho. Spiderman o Bruce Banner, como científicos, les encanta aprender cosas nuevas. Debe implantarse una idea en los niños de que hay más vida que el móvil, los videojuegos o la televisión. O el Señor Fantástico, también cientí con lo que ha estudiado mucho y se ha esforzado para mejorar ha podido ser líder de Los 4 Fantásticos.

Related news

Latest News
Hashtags:   

superhéroes

 | 

pueden

 | 

enseñar

 | 

sobre

 | 

tecnología

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources