Monday 10 December 2018
Home      All news      Contact us      English
abc - 28 days ago

Stan Lee, el cerebro del universo Marvel

«Siempre pensé que algún día escribiría la gran novela americana. Pero nunca tuve tiempo, y de hecho perdí el interés, porque me di cuenta de que llegaba a más gente con mis historias de superhéroes». Quizá con la intención de escribir esa gran novela americana, Stanley Martin Lieber firmó sus trabajos como guionista y editor de cómics como Stan Lee, tal vez pensando en guardar su verdadero nombre para más altas metas. Pero, en realidad, a su manera, Stan Lee, fallecido ayer con 95 años, ha escrito algo quizá superior a esa gran novela. Nacido en 1922 en el seno de una humilde familia judía de origen rumano, estudió en el barrio del Bronx y siempre supo que la escritura era lo suyo. Empezó trabajando como asistente editorial para la por entonces recién nacida editorial de magazines pulps y comic-books Timely Comics, que con el tiempo se reconvertiría en Marvel Comics. Allí firmó su primer texto como Stan Lee, un artículo publicado en el número 3 de Capitán América Comics (mayo de 1941). A partir de ese momento, se dedicó en cuerpo y alma a la escritura y a la edición de cómics, creando sus primeros personajes en 1941 (Destroyer o Jack Frost). En 1942 el ejército llamó a su puerta en plena II Guerra Mundial, y Lee pasó tres años en un cuerpo de comunicaciones y escribiendo manuales, películas documentales y eslóganes publicitarios en la Training Film Division. La década de los años cincuenta del siglo pasado empezó con más guiones para la editorial Atlas Comics (otro precedente de Marvel), historias de géneros como el romántico, el western, el humor, la ciencia ficción o el suspense, incluso concibió junto con Dan DeCarlo una tira de prensa («My Friend Irma»). Pero a finales de esa década, descontento con sus trabajos, meditó muy seriamente abandonar la escritura. Por suerte para todos, no lo hizo. Superhéroes distintos Y, de hecho, fue gracias a la revisión de los superhéroes realizada a finales de los cincuenta por DC Comics, con títulos como Flash o La Liga de la Justicia. Entonces, Lee pensó que sería buena idea crear superhéroes más humanos, con problemas cotidianos, más cercanos a la realidad, por mucho que la fantasía fuera su principal fuente de inspiración. Así, en 1961 escribió el primer número de Los Cuatro Fantásticos, dando vida para Marvel Comics a un grupo de superhéroes distintos, que marcaron, de alguna manera, el inicio de una etapa dorada. Lee trabajó con Jack Kirby para dar vida a Los Cuatro Fantásticos, y los lápices de este excelente historietista dieron sus de hecho, su unión profesional con Kirby aportaría a la historia a otros grandes personajes de Marvel, como Hulk, Iron Man o La Patrulla-X. La década de los sesenta fue muy fructífera para este editor y guionista, ya que con otros dibujantes concebiría a personajes tan icónicos como Daredevil (con Bill Everett), el Doctor Extraño (con Steve Ditko), y la que quizá sea su creación más popular, Spiderman (dibujado también por Ditko). Aquellos personajes supusieron una gran revolución en el terreno de los cómics, pero también en la sociedad. Eran personas más que personajes, con toda la humanidad que ello conlleva, y las historias de Lee arraigaron en millones de lectores. De hecho, Lee, editor también de Marvel, supo crear un universo mediático muy especial, ya que por medio de sus textos en los comic-books de esta editorial ayudó a crear un fandom, un mundo de aficionados, muy pendientes de la siempre fresca y divertida escritura de Lee. Suyas son frases muy populares entre los lectores de Marvel, como «Excelsior!» o «Maki Mine Marvel!» Los lectores, en efecto, sentían que aquellas eran sus historias. «Método Marvel» También hizo popular el «Método Marvel», que consistía en reunirse con el dibujante para buscar una tormenta de ideas, momento a partir del cual Lee escribía un detallado argumento de cada historia, que posteriormente el dibujante ilustraría, para que finalmente Lee escribiera los diálogos. El Método Marvel aún se usa actualmente. Hombre inquieto a todos los niveles, en 1971 se enfrentó a las rigurosas normas del Comics Code Authority (una especie de censura interna en los comic-books), escribiendo entre los números 96 al 98 de The Amazing Spider-Man una historia relacionada con el peligro que suponían las drogas, tema tabú hasta entonces en este tipo de formato. Aquellas aventuras forzaron al Comics Code Authority a cambiar, ni que fuera superficialmente, su postura. Durante los años setenta, Stan Lee se convirtió en la figura pública que representaba a Marvel Comics. Son famosas sus conferencias por todo Estados Unidos, evidenciando no sólo su sapiencia del Universo Marvel, sino su forma franca y directa de dirigirse a los auditorios. En 1981 se trasladó a California para desarrollar las divisiones de televisión y cine de Marvel, ejerciendo de productor ejecutivo y, siempre, haciendo cameos muy especiales . Con todo, no dejó de escribir: con John Buscema realizaría la novela gráfica Judgment Day, y con el famoso historietista francés Moebius llevaría a cabo una poética aventura de Estela Plateada: Parábola. En 1998, y junto al empresario Peter Paul, fundó la empresa Stan Lee Media, que lamentablemente entró en bancarrota solo dos años después. Pero, a sus 78 años, todavía tenía cosas que hacer. Participó en diversas iniciativas multimedia y siguió escribiendo guiones, llegando incluso a colaborar con la gran competidora de Marvel, DC Comics. Su nombre figura como productor de muchos de los últimos largometrajes inspirados en personajes de Marvel, y su presencia, siempre en cameos, ha sido constantes en estas películas. Cutura popular En esencia, Stan Lee es uno de los nombres básicos de la cultura popular. Supo acercar la figura del superhéroe al mundo real en el que vivía, haciéndose eco de los problemas sociales de su época, y llevando la calidad de los comic-books a cotas muy altas. Tuve la suerte de conocerle hace algunos años, cuando Lee se desplazó a Barcelona durante un Salón del Cómic. Era una persona con carisma, que siempre sabía lo que tenía que decir. Pero, sobre todo, Stan Lee ha sido la persona que más iconos de los cómics ha creado, personajes que le sobrevivirán pero que siempre llevarán algo de él. El mundo del cómic (y millones de lectores) está en deuda con Stan Lee. Con la persona y con su leyenda. Muchas gracias por todo, Mr. Stan Lee.

Related news

Latest News
Hashtags:   

cerebro

 | 

universo

 | 

Marvel

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources