Monday 19 November 2018
Home      All news      Contact us      English
abc - 10 days ago

Los demócratas investigarán a Trump desde el Capitolio

Los demócratas investigarán a Donald Trump y su Gobierno cuando tomen posesión de sus escaños en el Capitolio en enero, según revelaron ayer los líderes del partido. De momento, descartan iniciar el «impeachment» o recusación del presidente, a la espera de que el fiscal especial Robert Mueller culmine la investigación sobre las injerencias de Rusia en la campaña de 2016, sobre la que Trump tiene ya un control total después de haber relevado el miércoles al que era su fiscal general, Jeff Sessions. A pesar de que Trump amenazó con abrir una guerra si los demócratas emplean su nueva mayoría en la Cámara de Representantes para investigarle, estos reiteraron ayer que someterán a escrutinio sus medidas más polémicas, sobre todo en inmigración, sanidad y educación. Además, con su mayoría en las elecciones del martes, la oposición puede exigirle al presidente que entregue sus declaraciones de la renta y la contabilidad de sus empresas. El diputado demócrata Richard Neal, que aspira a presidir la poderosa comisión de Medios y Arbitrios, responsable de política fiscal, dijo ayer que prevé recurrir a una ley de 1924 que permite a la Cámara pedir las declaraciones de la renta de cualquier ciudadano. Todos los presidentes desde Jimmy Carter las han hecho públicas , menos Trump. Los demócratas quieren analizarlas por si los negocios del presidente con Gobiernos extranjeros —en especial Rusia— suponen un conflicto de intereses. Una nueva hornada de jóvenes demócratas, como la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, insiste en iniciar el ‹impeachment› inmediatamente. Les anima a ello el senador Bernie Sanders, que en 2016 le disputó las primarias a Hillary Clinton por la izquierda. «El presidente debe permitir que la investigación del fiscal Mueller siga sin trabas. Si él o el departamento de Justicia la obstaculizan, podemos recusarle por obstrucción de la justicia», dijo ayer Sanders. La investigación sobre sus lazos con Rusia es en realidad el punto más vulnerable de Trump. Su decisión, el martes, de despedir a Sessions la interpretan demócratas y republicanos como un golpe sobre la mesa, el intento de ponerle coto al fiscal Mueller colocándole por encima a Matthew Whitaker, un nuevo fiscal general [ministro de Justicia] en funciones fiel al presidente y crítico con las pesquisas. Sessions se recusó de la investigación al ser nombrado fiscal general, porque previamente había mantenido contactos con el embajador de Rusia en Washington, Sergei Kisliak. Su sustituto, Whitaker, dijo ayer que no piensa inhibirse. El fiscal Mueller ya ha presentado cargos contra 33 personas, entre ellas estrechos colaboradores de Trump como su jefe de campaña Paul Manafort, y ultima sus conclusiones tras 18 meses de trabajo. Sólo si Mueller acusa directamente a Trump de haberse beneficiado intencionalmente de la ayuda rusa en 2016, el ‹impeachment› podría prosperar. Mientras tanto, la principal aspirante a presidir la Cámara, la demócrata de California Nancy Pelosi, no contempla esa posibilidad. En 2006, cuando ocupó por primera vez el puesto, parte de su bancada pedía recusar a George W. Bush por la guerra de Irak. Pelosi se resistió y optó por hacer investigaciones separadas al Gobierno. En dos años los demócratas ganaron la Casa Banca y en cuatro, el Senado. Oportunidad en el Supremo Para los republicanos, el mayor logro de la presidencia de Donald Trump es haber conseguido nombrar en solo dos años a dos jueces conservadores para el Tribunal Supremo. Hoy esa parte de la bancada es mayoría, dada la incapacidad temporal del miembro más liberal la corte. El miércoles Ruth Bader Ginsburgh sufrió, a sus 85 años, una caída en su casa y está ingresada con tres costillas rotas. Es práctica habitual de los jueces del Supremo retirarse cuando su edad o salud les impiden hacer su trabajo. Otros cuatro magistrados se han jubilado en años recientes. La renuncia de Anthony Kennedy en junio le permitió a Trump sustituirlo por Brett Kavanaugh, cuyo proceso de confirmación se vio dificultado por acusaciones de agresión sexual. Stephen Breyer, otro magistrado liberal, ha cumplido ya los 80 años. Si Trump consigue sustituirlos a los dos, habrá logrado la corte suprema más conservadora de la historia de EE.UU.

Related news

Latest News
Hashtags:   

demócratas

 | 

investigarán

 | 

Trump

 | 

desde

 | 

Capitolio

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources